lunes, 23 de mayo de 2011

Cuatro casos para Cuarto Milenio tras las elecciones del 22M

Algunos muertos se revuelven en sus tumbas.
El primero, medio millón de votos en blanco. El rechazo al sistema político actual sería la cuarta fuerza política en España si es que fuese un partido político. Iker Jiménez tendrá que averiguar por qué este dato pasará inadvertido para los políticos españoles. Y yo querría felicitar uno por uno a los que han lanzado su voto a la basura, porque desgraciadamente no les va a servir de nada. Jugar a perder, si es lo que querían, se merece todos mis respetos. Ahora bien, si querían sacar algo en claro de esta jugada, creo que han errado el tiro.

En segundo lugar, nunca entenderé las razones por las que los castellano-manchegos han elegido como presidenta de su comunidad a una  parlamentaria absentista (falta a más del sesenta por ciento de los plenos). María Dolores de Cospedal ha pasado de ningunear el parlamento regional a presidirlo. Del mismo modo que ha compaginado su papel como doberman de la política centralista con su mes escaso de campaña para erigirse en presidenta. Me da la sensación de que si me hubiera presentado yo por el PP, ahora sería presidente de Castilla-La Mancha. Al fin y al cabo, yo visité las cortes una vez, pero no sé si de Cospedal podría contarme por dónde se entra.

En las Baleares tenemos que enviar también a Iker porque a pesar del aluvión de desatinos y escándalos de la derecha, el PP ha barrido a todas las fuerzas políticas. Digo lo mismo que en el post anterior, la oposición debería construir una galera enorme para dar unas cuantas vueltas al mundo a remo. A lo mejor así reflexionan y aprenden. Lo que han hecho los socialistas en las Baleares y en la Comunidad Valenciana es casi milagroso. De verdad, todo un hito.

Por último, pongo un ejemplo de desajuste histórico. Si tenemos en cuenta esta investigación, el municipio de Granada ha dado las llaves de la ciudad a los herederos de los que sembraron el terror tras el alzamiento ilegal (y no condenado por la mayoría del PP) del dictador Franco.

Me quedo, de todas maneras, con el primer caso: si unimos el medio millón de los votos en blanco con una cifra similar de votos nulos, obtenemos cerca de un millón de españoles (descartando posibles errores a la hora de votar) que se ven fuera de juego de la política. No se ven con ánimos para votar a ninguna de las propuestas o se han hartado de esta democracia a medias.

Espero que algún día no tenga que hablar de Iker Jiménez ni de su programa de fenómenos paranormales a propósito de unas elecciones. Tratándose de España, lo veo casi imposible.

Como me temía lo poco que queda de la izquierda se ha pasado el domingo tomándose el vermut mientras la mayoría de los españoles ha votado en las municipales y autonómicas creyéndose que su voto iba en contra de Zapatero. Felicidades a todos por hacerme sentir tan cerca en el sentimiento de los indignados de tantas repúblicas bananeras. A lo mejor convendría una fusión con Italia con Berlusconi como jefe de la Liga Mediterránea.

NOTA: en televisión Esperanza Aguirre exige a Zapatero que abandone el poder ya, porque el PP, según esta intelectual, sabe cómo salir de la crisis. Eso sí que es patriotismo. Los cánticos de "yo soy español" se transmutan en "yo soy del PP" y al fondo me parece ver una bandera con el aguilucho alzando el vuelo orgulloso. Luego, cantan el "Viva España" de Manolo Escobar y, a continuación, gritan "Bildu fuera". Apago la tele. Ya es mi cumpleaños y me merezco otra cosa.

Imagen vía Foro por la memoria

No hay comentarios: