lunes, 30 de enero de 2012

Sólo nos quedará el fútbol

El prototipo de español victorioso.
Después de empaparnos de las aberrantes escuchas telefónicas de la trama Gürtel dejando a Ricardo Costa y Paco Camps a la altura del betún, uno se esperaba una sanción ejemplar para dos de las personas que lideraron la Comunidad Valenciana durante casi una década.

Sin embargo, un jurado popular, contra todo pronóstico, contra el sentido común, los ha declarado inocentes. Un 5-4. Por una persona. No importa que todos sepamos que los mafiosos y los ex dirigentes políticos eran "amiguitos del alma". Se van con la sonrisa en el rostro y los bolsillos llenos. Una vez más. El propio PP, días antes, les daba la espalda. Por arte del recochineo, un reconocido falangista ronda el hotel de los miembros del jurado. Las escuchas no dejan lugar a dudas. La declaración de los testigos tampoco. Y quedan en libertad.

sábado, 28 de enero de 2012

Si nadie me leyera

Cuando escribo en la mesa de un café o en el salón con la luz del patio de vecinos, me imagino a los de afuera viéndome como lo que soy: un tipo que se crece con las frases que va recreando, pero que fuera de ellas, vaga perdido por las calles como si el mundo se fuera a rebelar en cualquier momento contra su (mi) insignificancia.

viernes, 27 de enero de 2012

El artista: vuelve la magia al cine

Como en los viejos buenos tiempos.
Me da auténtico pavor enfrentarme a una película tan grande como El artista sin notas de prensa ni apenas documentación. Pero, qué caramba, a nadie le importa una opinión de un crítico y menos cuando no cobra ni hay un medio detrás ni se me puede considerar crítico con propiedad.

Hasta hace unas semanas el público se lo pensaba dos veces antes de ir a verla porque está rodada en blanco y negro y, para colmo, es muda. Ahora que suena con fuerza para los Oscar, con permiso de lo nuevo de Payne y Clooney, más de uno está rompiendo barreras mentales y dudo de que se arrepientan.

miércoles, 25 de enero de 2012

El culebrón de Mourinho y el paso en falso del Barça

Magnífico técnico: va líder y se carga el vestuario.
Qué bien le está yendo al PP, al PSOE, a los bancos, a la Casa Real y a los innumerables corruptos que campan por este país. Todo gracias al fútbol. En concreto, al Real Madrid y a su estrella, José Mourinho.

El hombre que trata de quitar la paja del otro con el dedo, el que quita y pone personal del club, el que convence a los demás de intrincadas tramas de espionaje arbitral, el que nunca ha jugado bien al fútbol y se las da de sabio del deporte, porque los resultados le han acompañado.

Al señor Mourinho se le ha visto el plumero en cuanto se ha medido contra el Barça: qué locura de alineación en el partido de ida del Chupito del Rey. Ni los jugadores blancos se la creían.

Cuánta agresividad en su equipo y qué poco juego. Sin embargo, los títulos le avalan, y en estos tiempos el resultado importa más que la profesionalidad, y el trabajo más que la propia persona.

domingo, 22 de enero de 2012

Beneficios comprobados del paro

También es una opción para ligar.
Aparte de no tener que aguantar a los compañeros incompetentes y a un jefe de los de toda la vida, hay numerosos motivos para sentirse orgulloso de estar en el paro.

1-Puedes dedicarte a lo que llamamos cosas pequeñas de la vida, que en realidad son las más cercanas, pero a su vez las más importantes: un familiar, un amigo, tu pareja, la tortuga, etc.

jueves, 19 de enero de 2012

El mito de las dos Españas ("revisited" y a propósito del cerco a Garzón)

Fotografía con trampa.
Cada cierto tiempo se da la prueba del nueve de las dos Españas. Sólo hay que estar atento.

En estos días se está juzgando a un juez por pararle los pies a una de las muchas tramas corruptas que asolan este país. La semana que viene le toca otro juicio: esta vez por querer desenterrar los muertos del Franquismo. Y como no hay dos sin tres, después tendrá que concluir la triathlon explicando las conexiones del Banco de Santánder con unas conferencias demasiado bien pagadas.

Algunos también recordamos al juez Garzón, retirado desde hace más de dos años de su ejercicio profesional en España, por su incansable lucha contra el terrorismo, su cerco a Pinochet, que se vio obligado a prolongar su escala en Londres, y su entrada falsa en política de la mano del PSOE.

viernes, 13 de enero de 2012

Derrota emocional

Nosotros, que creímos que con la evolución tecnológica, es decir con la inteligencia, teníamos asegurado un período largo de paz, hemos dado la espalda a la realidad de un mundo en guerra que, independientemente de que aparezca en televisión o no, se acribilla cada día.

También hemos ignorado inconscientemente que las dos guerras mundiales se produjeron en plena efervescencia del conocimiento: el telégrafo, la radio, el teléfono, la televisión, la penicilina, etc.

Ahora nos atacan desde la inteligencia con embustes de calado mundial, porque emocionalmente el ser humano ha perdido la batalla.

miércoles, 11 de enero de 2012

De menos a más

La gente antes que los beneficios (frente a la Bolsa de NY).
Después de ver la amable y bien interpretada "La dama de hierro" me pregunto: ¿estaba ya senil Maggie Thatcher cuando protegió a Pinochet? Busco en Internet, porque en la película se saltan el tema, y parece que la enfermedad se la detectaron dos años después de acoger bajo su ala al sanguinario chileno.

Qué poco se habla de cine y de libros entre la gente de a pie. En los bares nadie da un duro por los políticos, pero se comentan los casos de corrupción como quien habla del tiempo. Es imposible contar los escándalos: Matas, Urdangarin (sin acento por su procedencia vasca), Garzón, Fabra, Camps, Blanco, todo el Constitucional, los ediles que se han subido el sueldo, el bigotes, Julián Muñoz, del Nido... así ¿hasta cuántos? Este misterio -los que quedan por fichar- resulta muy doloroso.

lunes, 9 de enero de 2012

La dosis de hipocresía razonable

Me pregunto cuál es esa dosis. Hasta qué punto tengo que fingir que me importa la gente que, en realidad, me incordia con su sola presencia.


Empezamos por la familia. Afortunadamente no es mi caso: me hablo poco con los que no tengo confianza y nada con los que aborrezco. Pero, ¿cuánta gente se ve obligada a tragarse yernos, suegras y cuñados? En su justa medida, es necesario aplicar la misma receta que con la carne humana. Por más hambre que tengamos, practicar el canibalismo no merece la pena. Vaya, que si forzamos la máquina de caer bien a la familia podemos acabar en galeras.

viernes, 6 de enero de 2012

Urdangarín resbalando bajo la lluvia

No dejes que los Urdangarines te impidan ver los Camps.
Me sorprende la cantidad de mierda que se está echando sobre Iñaki Urdangarín. ¿Dónde está la famosa censura de la Casa Real? Y si existe, entonces tendríamos que pensar que es el propio Rey el que impulsa toda la ofensiva mediática de acusaciones. Pero, ¿qué ganaría Juan Carlos de Borbón con el juicio popular de su (todavía) yerno?


Se me ocurre una trama: tal vez quieran forzar la abdicación de Juan Carlos, porque se dice que es un poco rojillo y a su hijo Felipe, en cambio, le va la derecha. Más o menos lo que hizo Franco con Juan de Borbón, apartándolo del trono, para poner al entonces principito Juan Carlitos. Sólo que le salió rana. O quizá no tanto. Hay que reconocer que es un lío. Lo que más me preocupa es: ¿quién estaría interpretando el papel de Franco en la actualidad? ¿Tal vez Botín, Merkel, Obama...? Creo que si se juntaran John Le Carré, Stephen King y Frederick Forsyth, no serían capaces de dar con un argumento tan enrevesado como el que se está perpetrando.

miércoles, 4 de enero de 2012

Al otro lado del río

Esta edición pinta mejor que la mía.
Me pilló desprevenido. Era un libro corto de cubiertas ultrablandas con comentarios elogiosos por todas partes. No tenía precio y además en la primera página indicaba que se trataba de una edición no venal.

Joder con las Navidades. Lo cogí de la estantería giratoria (a falta de otro nombre más apropiado) y me lo llevé junto a un par de revistas. No concibo las vacaciones sin sus buenas siestas ni éstas sin las correspondientes lecturas diáfanas.

Qué contento me largué cuando sólo me cobraron 4 euros por el libro por el que bebía los vientos Stephen King en la contraportada. Más tarde me llegó la inspiración: ¿y si no venal significaba que no estaba a la venta?