sábado, 26 de noviembre de 2011

Una semana sin blog por varios motivos

Cuando empecé este proyecto tenía varios objetivos para no acabar abandonándolo como otros muchos, que es la peor amenaza que se cierne sobre todo lo que empiezo.

Quería seguir escribiendo, llegar a la gente, suscitar el interés de escritores y editores y crecer positivamente. Cuatro objétivos básicos.

Ahora mismo me encuentro con una sensación triste, no del tipo de tristeza que llama a la negatividad, pero sí lo suficientemente fuerte como para contrarrestar el empuje que te ayuda a escribir sin saber por ni para qué.

Creo que he escrito mucho en este blog, pero ni el medio ni el género me ha permitido indagar en temáticas literarias, que son las que me interesan.

En cuanto al público, he llegado a un tope. La mayoría de visitas no encuentra alicientes para compartir mis textos ni siquiera para debatir sobre ellos. Algunos llegan al blog por equivocación. Otros por amistad.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Respetar el voto, sí. Negar que hay muchos gilipollas que votan, ¡no!

Soy consciente de que este texto, sobre todo con un título tan explícito, puede ofender a más de uno. Ahora podría excusarme explicando mi situación personal y la de otras personas, pero no creo que los ofendidos lo merezcan.

Mirad: una cosa es que los políticos nos engañen y otra muy distinta que nos muestren todos sus colmillos y algunos decidan meterse en la boca del lobo arrastrándonos a los demás. Y es que dejarse engañar es de tontos, le duela a quien le duela.

Centrémonos únicamente en Catalunya. En la campaña electoral el PP deja bien claro que todo es susceptible de sufrir recortes excepto las pensiones. CIU, que yo sepa, deja las tijeras bien abiertas para lo que crea conveniente.

martes, 22 de noviembre de 2011

Cosas de la tele: Terelu al desnudo, el granjero intelectual y el TDT Party

Escenas de un granjero cruel.
La telebasura está que arde, seguramente porque los excrementos del tamaño de una granja funcionan a la perfección como combustible.

En los programas afiliados de Telecinco (diferentes perros, mismo collar) se ha hablado mucho del posado de Terelu Campos: primero se burlaron de ella y cuestionaron los retoques de las imágenes; luego juntaron todos los comentarios viperinos para montar un debate y, finalmente, la noche del sábado en La noria le hicieron un fabuloso lavado de imagen. Total, que de ser la Peggy musa de Botero pasó a ser una verdadera heroína del movimiento libertario feminista. Ver para creer. Incluso alabaron su carrera como periodista seria e independiente.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Nuestra democracia es poco representativa

A la vista de los resultados electorales hay que cambiar el modelo de reparto de escaños, porque, referéndum tras referéndum, la composición del Congreso de los Diputados dista mucho de ser ecuánime.

Ejemplos: CIU (777.026 votos) consigue 16 diputados con casi quinientos mil votos menos que IU 1.248.160), que sólo consigue 11.

AMAIUR, la extrema izquierda vasca, con apenas 294.750 votos se lleva 7 diputados. En cambio, UPyD (833.900) obtiene dos escaños menos.

Carta a un votante del PP: La que se nos viene encima

Esta imagen ejemplifica mis sentimientos.
Estimado votante del PP:

Respeto su voto porque creo en la democracia. Pero debe usted saber que hoy ha firmado un contrato con un partido político que va a tratar de sacar 18 mil millones de euros de dónde sea. Es importante que repare usted en esta expresión. "De dónde sea" significa que los tiros van a venir desde todas direcciones y es más que probable que sus intereses se conviertan en diana de los populares. Usted lo ha querido así.

Empezarán dándole la razón, porque en pocos días nos alarmarán de lo mal que lo ha hecho el Gobierno anterior y dejarán caer la sospecha de que han saqueado las arcas públicas aunque no lo pondrán en comunicación de los tribunales, porque es mentira.

Las exigencias de Alemania y Francia van a seguir apretándonos. El ejecutivo de Rajoy ha manifestado repetidas veces que van a hacer todos los deberes que les manden desde Europa. Y la codicia de los poderosos en un sistema como el que tenemos es teóricamente infinita.

Ser de izquierdas

Para mí ser de izquierdas no tiene demasiada relación con los partidos políticos. No renunciaré categóricamente a la tradicional filiación, porque, estricto sensu, la izquierda sólo puede ser política.

Claro que esto de la izquierda, en mi caso, es como el amor, la soledad o tantas otras cosas. Al final, vosotros, como yo, os apropiáis también de los conceptos y los hacéis vuestros.

Yo no concibo ningún ser humano, que quiera desarrollarse plenamente como persona y que renuncie a ser de izquierdas tal y como yo lo entiendo. Enseguida lo explico.

Dudas postelectorales

La reserva espiritual de Occidente.
De ganar el PP con mayoría absoluta:
1-¿Cuánto tardarán los sindicatos en montar una huelga general?
2- ¿Qué es lo primero que se cargará el PP: educación, sanidad, pensiones... o todo a la vez?
3- ¿Podré contenerme cuando la clase obrera se queje después de haberles votado?
4- ¿Esperarán al día siguiente para decir que el PSOE ha saqueado las cuentas del Estado o dejarán pasar 24 horas más?
5- ¿Dirá Rajoy tras esas 24 horas de margen que la crisis nos afecta mucho más de lo que creía para que le dejemos recortar lo que le venga en gana?

sábado, 19 de noviembre de 2011

Anonymous: divertimento inclasificable

A continuación, una crítica de una película que es en sí misma un spoiler de sí misma. Por tanto, la crítica no puede ser menos. Quienes quieran ir a verla sin que les desengrane el interrogante que aparece en el cartel promocional, que no sigan leyendo. De todas maneras, a los diez minutos de sentarse en la butaca de cine ya sabrán la respuesta.

Dicho esto, empezamos: me he enfrentado varias veces a films del director Roland Emmerich y siempre entro en la sala de cine con las expectativas bajas.

Vi, porque era muy joven entonces, Independence Day, y me pareció una pesadilla, incluso para un adolescente. Años más tarde acabé, sin saber por qué, en una sala alemana viendo Godzilla y no me fui corriendo porque necesitaba a mis acompañantes para volver a la residencia universitaria. De El Patriota no me acuerdo (palabra). Después vino El día de mañana y... ¡me lo pasé pipa! De veras que la disfruté: todavía recuerdo la escena de los estadounidenses emigrando hacia México (la he magnificado con el tiempo, seguro, pero merece la pena). Hace unos años me quedé pasmado ante el intento de historia de hombres de las cavernas cuyo título no quiero buscar en Google: todavía no logro entender cómo Emmerich se las compuso para hacer algo tan raro, tan arrítmico, tan icónico en ocasiones y tan falto de emoción.

Ahora vamos con Anonymous. Ya de por sí hay que vacunarse para asistir a una ficción absoluta, puro desvarío histórico, que juega con escritores que son leyenda: Ben Jonson, Christopher Marlowe y, por supuesto, William Shakespeare y que nos emplaza en un Londres isabelino retratado con fidelidad histórica: edificios, personajes, clima político, casi todo lo necesario, aunque simplificado.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Contradicciones peligrosas

El bestseller de estas Navidades.
El martes pasado, Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, admitió que su partido ya cuenta con que si gobiernan habrá protestas sociales «cuando Mariano Rajoy diga todo lo que hay que hacer para sacar al país adelante».

Al día siguiente Mariano Rajoy, en una entrevista a TVE, elude la pregunta de Pepa Bueno sobre los comentarios de su compañera, pero se le escapa que tendrán que hacer recortes por todas partes excepto en derechos sociales. Supongo que necesitaríamos un mes más de campaña para saber a qué se refiere el líder del PP con los derechos sociales.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Intolerantes de rancio abolengo: os doy las gracias

Hooligans furiosos, ¿lo conocéis?
Llevo unas semanas centrando mis esfuerzos en conseguir que la gente comprenda mi tesis, que ni siquiera es mía: quedarse en casa el día del referéndum es darle el voto a, probablemente, la opción política que más te disgusta.

La idea matriz del blog era (y sigue siendo) formar un corpus de textos culturales, literarios, reflexivos, pero ahora creo que toca hablar de política.

Desde entonces hay lectores que se dedican a puntuar negativamente todos mis posts. Sistemáticamente. Por supuesto que admito críticas, pero es que estas personas no leen los artículos completos (lo sé). Se limitan a puntuarlos negativamente hasta que se hartan. Y lo hacen en tiradas de veinte o treinta posts.

Ojo, porque se han puesto de acuerdo en que crezca la abstención

El bestseller entre los fans de Intereconomía.
Es verdad que no hay color entre Mario Conde y yo. La gran diferencia es que jamás seré capaz de hundir a una entidad bancaria ni de participar en delitos similares por los que el engominado experto de nada, opinador de la derecha rancia, se pasó unos años a la sombra.

Me parece maravilloso que propague a los cuatro vientos que lo mejor para España es un Gobierno con mayoría absoluta. Sólo así, sostiene, podrá tener vía libre para tomar sus decisiones. Y lo dice sin nombrar al PP, como si cualquier otra opción política tuviese acceso a esa hipotética mayoría absoluta. Como si no supiera que, de conseguirlo, el PP lo premiará. Como si Intereconomía fuese una cadena seria (que si están encantados de ser de derechas, que si viva el Papa por aquí, que si la familia por allá, etc.)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Vídeo muy didáctico sobre el destino de nuestro voto

Llevo ya dos semanas insistiendo en que votemos, pero me parece que me he ganado las sospechas de muchos internautas. Es cierto. Ni soy neutral ni tengo ganas de parecerlo.

Este vídeo, en cambio, explica muy bien a dónde van a parar nuestros votos y lo hace desde la imparcialidad. Yo no tengo nada que ver con su contenido ni con su desarrollo técnico. Me ha llegado de casualidad. Y es un buen vídeo.

Si lo ves útil, difúndelo. Si no te apetece darle publicidad a mi blog te dejo la URL al final.


Ver más allá de la crisis

Sea del color que seas, participa.
Insisto: el próximo domingo y en todos los referéndums tenemos la obligación moral y el privilegio de votar. Nadie, y yo no lo haré, tiene derecho a decirnos a quién, pero hay que desmarcarse de esa apatía general (que a algunos interesa mucho potenciar) y optar por uno u otro partido político. Vas a tener muy pocas oportunidades de ejercer tu derecho a participar en esta democracia imperfecta. Aprovéchala.

Dicho esto, tengo que confesar que me preocupa escuchar a la clase obrera que si gana el PP, habrá un cambio (positivo, se entiende) y Rajoy terminará con la crisis.

Por partes. La única responsabilidad que tiene Zapatero, y el Gobierno (se entiende), con respecto a la crisis es haberla afrontado tarde por motivos electoralistas. Sucedió hace algo más de tres años. Todos los indicadores apuntaban al desastre y el Presidente del Gobierno no lo quiso reconocer hasta pasadas las elecciones. Yo no pienso quitarle hierro ni subrayarlo más. Eso fue lo que ocurrió. Ahora bien, es mentira que Zapatero haya hundido a España.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Tengo un solo mótivo para votar: ellos

Me refiero a mis padres, mis tíos, mis abuelos. Ellos siempre soñaron con poder decidir quién les gobernaría. Si te parece poco importante, ponte en su situación: imagínate que naces en los años veinte y cuando empiezas a salir del cascarón estalla una guerra civil y, a partir de ahí, toda la vida esperas en vano que te den la libertad para escuchar ideas nuevas, para reflexionar sobre cómo quieres que sea el futuro de tus seres queridos, para, en fin, evolucionar en todos los sentidos.

Una persona a la que le roban su derecho a decidir quién le representa es una nulidad. Sólo puede hacer tres cosas. Una mente pensante y un corazón palpitante atrapados en una tríada: abandonar su país, amargarse la vida en una lucha continua o resignarse a vivir sin dignidad.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Noticias que borrarían la sonrisa a un teletubby

Un motivo más para salir huyendo.
A la que leo cualquier periódico, sea online, sea en papel, experimento una bajada de ánimo de dos pares de narices.

Hoy, jueves, 10 de noviembre de 2011, he sabido que han colocado a un banquero en el sillón presidencial de Grecia. Automáticamente pienso en Hamlet: el asesino del rey toma el poder y la cama de su hermano muerto.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Low cost generation

Alex, quién te ha visto y quién te ve.
Todavía no nos hemos recuperado de los sustos provocados por los vuelos de bajo coste y ya nos hemos metido en otros andurriales casi tan frustrantes como perder una maleta, sentarte junto a desconocidos en la cola del avión o quedarte en tierra sin previo aviso.

Gracias a la nueva moda de recibir cada día decenas de correos electrónicos con ofertas para el ocio, nuestro principal dolor de cabeza consiste en no acumular más bonos milagrosos de los que podemos permitirnos (por el dinero y por el tiempo).

Algunos tienen trampa, en concreto la mayoría de los que incluyen en su oferta la claúsula Z: es necesario llamar con antelación para confirmar la reserva.

martes, 8 de noviembre de 2011

Conclusiones del debate: Rajoy no conoce su programa

El triunfador de la noche.
Me quedo con esa conclusión, porque todo lo demás ya lo sabíamos: Rubalcaba habla y Rajoy lee fichas. La sorpresa la ha puesto el socialista al estrenarse como reportero. Ha demostrado saberse el programa del PP a pies juntillas y, de paso, ha puesto en evidencia a Rajoy que no parece haberse leído su propio programa.

El problema es que Alfredo Pérez Rubalcaba, al ejercer de periodista, ha cometido un error estratégico grave: si Rubalcaba pregunta a Rajoy, automáticamente se coloca por debajo de su rival. Es decir, el socialista ejerce la oposición antes de la elecciones, por lo que designa a Rajoy como nuevo presidente del gobierno. Lo peor de todo es que, al invertir tiempo y energías en sacarle la agenda oculta, Rubalcaba no ha defendido suficientemente sus propuestas.

Y la obligación de Rubalcaba era convencer al espectador de que se trata de una opción ganadora. Pero para ello tenía que desmarcarse de Zapatero y no lo ha hecho. Eso y luchar contra los elementos.

lunes, 7 de noviembre de 2011

La noche de los caníbales

Tan peliculero título viene a colación de la cena que nos han servido esta noche. La cabeza de Rajoy o la de Rubalcaba. Es lo que parecen vendernos los carniceros de la tele.

Sin embargo, a mí me parece que la cena antropófaga se va a dar entre los protagonistas del "gran debate". En realidad, uno cenará, y el otro pondrá la materia prima.

Sólo una úlcera como un puente de Calatrava evitará que Rubalcaba se cene a Rajoy de pies a cabeza.

domingo, 6 de noviembre de 2011

El regreso eterno

Vuelve uno de su pueblo con la sensación de no haberse ido del todo.

Ya en el camino de ida, a medida que te acercas, descubres que, haya novedades o no, será como si nunca te hubieras marchado.

Enseguida, los recuerdos acumulados y la geografía de tus orígenes se funden con la realidad que se abre ante ti y, por más cambios que encuentres, formas un todo con lo que te rodea, lo viejo y lo nuevo, lo visible y lo invisible.

Rajoy, ficha a Mourinho

Todo está relacionado.
Yo no sé si Mourinho es un payaso de paisano, un simple loco o un caradura, pero tengo que admitir que este señor me inspira muy malas ideas. Más que inspirármelas, me las sirve en bandeja.

El otro día, tras meterle siete goles al Osasuna y encajar un solo tanto de los navarros, el tío se planta ante la prensa y, como quien no quiere la cosa, vuelve a coaccionar a los árbitros.

¿También con un 7-1, hijo de una portuguesa? Tal cual. Como le metieron el gol en una falta rapidísima, Mourinho se quejaba amargamente de la falta de un criterio único entre los árbitros.

Ahora en serio. ¿Aquí qué ocurre? Si seguís a los múltiples portavoces del PP os sonará esta táctica. Dicen que los malayos ya lo inventaron hace siglos. Los que sufrieron aquella gota que acababa horadando la cabeza de los torturados la llamaron la tortura malaya... antes de morir.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Los caseros irán derechos al infierno

No me refiero a la gente que prefieren encerrarse entre las cuatro paredes de la casa antes que hacerlo en los confines de un pub o de un cine para autoengañarse con la idea de que han salido.

Hablo de esas personas a las que les sobran las viviendas y se lucran alquilándolas a los que ni siquiera tienen una. En concreto quiero dirigirme a los que exigen avales y depósitos para arrendar sus posesiones, piden precios abusivos y, en cambio, sólo ofrecen las manos para hacerse con la mensualidad.