lunes, 16 de noviembre de 2015

Viernes negro en París: una teoría y una denuncia

Mapa de la libertad de prensa en el mundo.
No voy a relatar lo que sucedió el pasado viernes 13 en París, porque ya lo habrás leído y escuchado de decenas de maneras, todas sospechosamente iguales. Por desgracia no cuento con información diferente. Sin embargo, creo firmemente que los gobiernos mienten. Todos. Lógicamente lo hacen por nuestro bien, pero resulta que a mí y, me gustaría pensar que a ti también, sólo me vale la verdad.

Tragaría con una versión subjetiva de los hechos, más o menos pintada del color que les conviene a los que mandan. Pero no trago con la mentira ni con la ocultación de la verdad que, en estos casos, viene a ser lo mismo.

Si piensas que te voy a soltar un rollo conspiranoico, deja de sufrir: no. Me da vergüenza ajena que proliferen textos y vídeos en Internet sobre las falsas banderas y autoatentados. No dudo de que alguna vez, más de las que me imagino, los gobiernos habrán jugado sucio simulando sufrir un atentado, pero de ahí a que todas las masacres se expliquen por un mismo factor dista un abismo.

martes, 10 de noviembre de 2015

La realidad de los otros

El realismo en el arte suele distinguirse por sacar a la luz los ángulos más miserables de la condición humana o de la sociedad en la que vivimos. Luego se reformulan los detritus para confeccionar una pintura, un libro o una película digeribles, porque de lo contrario sería insoportable situarse como espectador.

La realidad, en cambio, raramente se asoma al arte salvo en dosis pequeñas, muy bien diluidas en su contenedor.

Nuestra realidad, ya que tengo la fortuna o la mala suerte de poder hablar como parte de la mayoría de los ciudadanos españoles, es eso mismo, la de la mayoría de las personas que nos rodean.

En realidad, estoy hablando de la idea que tenemos de esa multitud de personas con las que nos identificamos.