sábado, 26 de septiembre de 2015

Hay un empresario en Catalunya

By MO3PA
Hay un empresario en Catalunya que no te da las gracias cuando sabe que te has esforzado más de lo que la mayoría lo haría, porque en su opinión sólo estás haciendo tu trabajo.

Ese empresario catalán decidió un buen día que en lugar de echarle diez horas diarias a su negocio era mejor dedicarle dieciséis, pero que lo hicieran dos empleados en lugar de él. Además, si les pagaba la mitad de lo que él cobraba, cuatro horas del tiempo dedicado serían de beneficios.

Aparte de eso, él podría dedicarse a supervisar el negocio, cosa que acabaría haciendo sólo cuando tuviera un mal día, pues en el fondo le venía bien descargar su rabia contra la incompetencia de los trabajadores, que siempre, pero siempre, cometen errores o están a punto de cometerlos. En cualquier caso, qué coño, todo es mejorable y nadie como el jefe para adoptar una perspectiva amplia.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Mikel Santiago: ¿lo más cercano a un Stephen King español?

Con permiso de Juan Manuel de Prada, que da verdadero miedo, dentro y fuera del papel. Ahora en serio, he leído dos de las novelas de Mikel Santiago: La última noche en Tremore Beach y El mal camino. Por en medio, se me coló un bodrio en formato electrónico que venía firmado con su nombre y que tuve que borrar de mi ebook y de mi memoria a la media hora.

Veamos. La de Tremore Beach es una novela con atmósfera. Se nota que el autor ha vivido en Irlanda, se nota además que ha ejercido el trabajo en solitario, como el protagonista de su novela, un compositor de bandas sonoras, y se nota que Santiago puso toda la carne en el asador en una historia de suspense que por momentos se sale del género y es novela con venas y sangre.

martes, 8 de septiembre de 2015

27S: el gran engaño a los catalanes

La maniobra orquestada por Convergència y Esquerra Republicana para convertir las elecciones autonómicas del 27 de septiembre en otra cosa esconden una falacia atroz. Porque, por más que se empeñen, los catalanes no van a votar por la independencia, ni por una consulta que encaje en la Constitución, van a votar por la composición de su parlamento.

Que varios partidos políticos y asociaciones culturales se alineen con personalidades destacadas de Catalunya no les da derecho a tergiversar la realidad. Si los catalanes acuden a las urnas el 27S# pensando que con su voto decidirán si Catalunya se independiza de España o no, entonces la propaganda de los separatistas habrá cumplido su objetivo: engañar a sus votantes.

viernes, 4 de septiembre de 2015

El desastre (de) De Gea

Hay más leña de la que arde en este esperpento que está ocupando las charlas de todos los bares de España y de más de la mitad de los pubs ingleses.

Habrá quién no sepa cómo le llaman al Ministro de Justicia, pero no creo que nadie desconozca la historia: El Real Madrid, autoproclamado mejor club del mundo, millonario y estandarte de cierto sector nacionalista español, se deshizo de su portero emblema, Iker Casillas, tras una larguísima agonía de tres años que incendió el ex entrenador blanco Mourinho al sentarlo en el banquillo por motivos personales.

Desterrado Casillas, el Real Madrid incorpora al guardameta del Espanyol para tener dos porteros de solvencia, el internacional costarricense Keylor Navas y el recién incorporado Kiko Casilla (lo del nombre es una ironía del destino).

miércoles, 2 de septiembre de 2015

A propósito de Mr. Holmes

Cada vez que voy al cine a ciegas me estrello, lo he de confesar, pero por fortuna lo realmente complicado es entrar virgen a una sala de cine (para ver la crítica de Mr. Holmes baja hasta la mitad del artículo).

Cuando no conoces la obra anterior del realizador, te suena el productor y, aunque la participación de los actores no tendría que ser indicador de nada, sí que lo son sus últimas películas, normalmente escogidas mediante un agente determinado y, se entiende, siguiendo un criterio.

Otras veces, el cartel de la película, ya de por sí engañoso, viene adornado con los medallones de no sé cuántos festivales, de los que en realidad sólo deberías fiarte de dos o tres, ninguno español, por desgracia.

En fin, las pocas veces que me decanto por una película totalmente desconocida me suelo llevar un chasco.