Ir al contenido principal

Nietos, buscadme en la sección de congelados

Según las últimas informaciones que he podido recabar de Internet, apenas llegan a 200 el número de personas criogenizadas a la espera de que la tecnología del futuro los devuelva a la vida.

Al parecer, los precios rondan los 12.000 euros, aunque depende de si los clientes desean congelar sólo la cabeza o el cuerpo. En el contrato prometen hacerse cargo de todos los prepativos, la conservación y la hipotética reanimación.

Claro que sólo algunos afortunados podrán acceder a los servicios de las dos únicas compañías que existen: Alcor y una empresa formada a partir de algunos integrantes de la primera. El motivo es que necesitan iniciar el proceso en cuanto se produce la muerte clínica del paciente. Lo deseable, de hecho, sería (ya sé que suena macabro) que se congelara el cuerpo aún con vida.

¿Y por qué sólo algunos afortunados pueden criogenizar los cuerpos? Pues, porque las instalaciones de las dos empresas están ubicados en los Estados Unidos. Y a menos que poseas un jet privado, es poco probable que sus cadáveres lleguen en buenas condiciones.

Mosquea, además, que en poco tiempo hayan cambiado los métodos de congelación. ¿Y qué pasa con los que lo entraron primero en las cápsulas? Ni idea. Casi mejor no preguntar.

Peor suerte corrieron los clientes que acabaron descongelados por error por culpa de un despiste fatal de una de las empresas que intentaron abrirse camino en el sector a finales del siglo pasado. Como dije al principio, ahora sólo quedan dos y no parece que tengan una lista de espera excesiva. ¿Cuáles son las causas?

Aparte de los motivos religiosos, empiezo a sospechar que la gente se cansa de vivir. No es que pidan la hora para irse de este mundo, pero, ¿quién no ha escuchado a una persona mayor resignarse ante su muerte como quien le toca trabajar en sábado?

Lo cierto es que los científicos no se ponen de acuerdo en si merece la pena pasar por el proceso. Es más: la posible reanimación de los cuerpos congelados dependerá, en parte, de la nanotecnología, que está en constante evolución. Ni siquiera está claro si basta con preservar la cabeza para que se pueda revivir en condiciones.

A mí la muerte me parece la peor de las pesadillas y si algún día me toca la Primitiva (ya hemos quedado en que no me haré rico trabajando) me apuntaré, sin dudarlo, a la criogenización. Aunque, si abriesen un centro en Europa me quedaría algo más tranquilo.

La duda que me asalta ahora es... ¿Y si se va la luz en el centro? ¿Y si algún terrorista coloca una bomba? Y la que más me mortifica: ¿Por qué la gente con mucha pasta se conforma con pasar por el crematorio o acabar jugando a huesos y gusanos?

Ahora más en serio, desconfío del futuro de las personas congeladas. Sin embargo, si tengo dinero y vivo lo suficiente, a no ser que me ilumine Dios y crea en la vida eterna, preferiré esta opción a un coche deportivo. Para tu información, hay muchas webs al respecto, pero ésta resume los procesos de manera muy didáctica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.