Ir al contenido principal

El maravilloso mundo de la Secretaría de Filología en la UB (extracto de mis experiencias en este mundo paralelo)

En la Secretaría de la Facultad de la Filología de la UB hay seis ventanillas y una puerta. Siete números azules de casi cuarenta centímetros de largo por diez de ancho coronan los huecos por los que debería aparecer un simpático funcionario para decirte “hasta mañana”.

Sin embargo, a las seis de la tarde de un día cualquiera sólo hay tres ventanas abiertas. A la derecha, el panorama sigue siendo desolador: la puerta vetusta ha echado raíces en la roca medieval de la universidad. Vamos, que no la abres con el martillo de Thor.

De las tres ventanas, sólo una admite consultas generales, que es a lo que viene todo el mundo. Las otras dos están especializadas en alumnos Erasmus y másters. Especialización, Bolonia, Estados Unidos... todo casa.

Espero delante de la única ventana disponible. Es la segunda vez en una semana. Ya llevo media hora y no ha habido progresos en la cola durante todo ese tiempo. La persona de delante dibuja círculos nerviosos en el suelo. Yo los borro con los ojos.

Delante de él, una chica cargada con tantos papeles que podría ser la culpable de la deforestación mundial. Los ha dejado esparcidos por todo el mostrador de la ventanilla 3, la única disponible para los que tenemos consultas generales.

Y al otro lado de la ventanilla, se arremolinan tres funcionarias alrededor de un tipo sentado ante un ordenador. Me acerco y cuento hasta cinco funcionarios más en el interior de la sala. Me llama la atención una chica alta y rubia, de unos cuarenta, que parece la supervisora, porque lo observa todo y no suelta ni pío. Tres de los ocho funcionarios están sentados en tres esquinas de la sala y pasan hojas mecánicamente como si estuvieran en otra parte.

Son las seis y media. Están a punto de cerrar. Por fin, un señor habilita la ventanilla 4. Cuando está a punto de dirigirse a mí le suena el móvil. Por un momento creo que se va a poner a hablar, pero lo apaga. No pide disculpas. Al fin y al cabo él no sabe emitir politonos. Ahora sí que levanta su cabeza calva. El tipo me hace un gesto que traduzco enseguida: “¿Qué quieres?”. No me lo dice con antipatía, sino con cansancio.

Yo tampoco le hablo y le doy la copia de un e-mail de hace veinte días donde la Secretaría me instaba a presentarme a la Secretaría para que me cambiaran un dato en su base de datos (vuelve a leer la frase, porque está bien escrita). Junto a la copia del e-mail le paso toda la documentación que improvisaron la semana pasada para que perdiera una mañana en el banco, que es lo que mucha gente hace cuando tiene un hueco en el trabajo.

El tipo se rasca la cabeza frente al ordenador. Se levanta y consulta algo con dos señoras que sólo atenderán a los alumnos de Máster, aunque no haya nadie que estudie un máster en la sala de espera, que es el caso.

Regresa el señor con andares cansinos, me da un formulario y se lo relleno. Luego, me dice que no hacía falta que le entregara tantos papeles. Asiento. Tiene razón y, como me lo ha dicho con simpatía, no me lo tomo como una burla. Firmo lo que me da y le doy las gracias.

Creo haberle oído despedirme con un “hasta luego”. Tiemblo, porque no se ha acordado de que me atendió la semana anterior.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.