Ir al contenido principal

La Cataluña de Unamuno, 99 años después

El siglo XVIII trajo la moda muy racional de criticar las costumbres de los españoles y muchos autores, entre ellos José Cadalso y, sobre todo, sus “Cartas marruecas”, se propusieron identificar los vicios de los españoles. En aquel tiempo, las denuncias abarcaban el territorio español en general, pero en los siglos venideros, a medida que se iban consolidando las dos Españas, la crítica comenzó a especializarse en regiones.

Me llama la atención el acierto de Unamuno, que en 1911 escribe “Por tierras de España y Portugal”. En esta obra, a medio camino entre el libro de viajes y el ensayo, don Miguel consigue descifrar el interior del alma de los lugares que visita.

Es a partir de un viaje a Barcelona que Unamuno deduce que el peor de los males de los catalanes (obviamente, también había visitado otras zonas de Catalunya) es la vanidad.

Una de las principales pruebas que aporta es que el catalán se considera odiado por el resto de España, especialmente por Madrid y las dos Castillas. Además, detecta un tufillo enfermizo en la manía de compararse siempre con Madrid. Cuando, según Unamuno, a los madrileños les importa un bledo lo que ocurra en otros lugares de España.

Creo que acierta plenamente en su razonamiento. De hecho, opino lo mismo 99 años después. Además, es de elogiar que no caiga en el tópico del catalán tacaño. Sin embargo, también define a los burgueses de Catalunya como ricos que viven como pobres. Es, sin duda, una consecuencia de la alta industrialización de Catalunya en comparación con el resto del Estado. Y, ¿tal vez del carácter catalán? Este debate me queda grande.

En cualquier caso, lo más asombroso es que, 99 años después, Unamuno sigue teniendo razón. Es la vanidad la que nos convierte (a los catalanes) en acomplejados. Si no fuéramos tan vanidosos, ¿por qué tendríamos que desvivirnos con comparaciones con otras ciudades, por muy capitales del reino que sean?

Respecto al mundo laboral, los patronos en Catalunya se desviven por enriquecerse, pero no parecen disfrutar de sus ganancias. Tampoco dejan que sus peones disfruten de la más mínima oportunidad para conciliar la vida familiar, o el ocio, con las diez o doce horas diarias que les toca calentar la silla (ocho en teoría, pero a ver quién es el guapo que se va antes que el jefe). Por supuesto, no ha cambiado la situación del trabajador. Su invisibilidad y pobreza se remonta al siglo XVIII, cuando no existían los kleenex. De haber existido, tal vez UGT se llamaría UGK y el PSOE, PSKE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.