lunes, 15 de noviembre de 2010

10 razones para no votar a 10 partidos políticos catalanes

Trataré de ser esquemático, porque teniendo en cuenta que apenas votará un 45 por ciento de los catalanes en edad de votar, no creo que este artículo despierte las pasiones de nadie. Sin embargo, dejaré de escribir durante 24 horas si alguien sale menos informado o de peor humor tras leerlo. Prometido.

Aunque no te lo creas, y a pesar del enfoque pesimista, yo quiero que votes, porque me da la sensación de que precisamente lo que ansían los grandes partidos es que nadie se acerque a las urnas. Lo que no sé es por qué. A lo mejor alguien me puede ayudar a entenderlo.

Mientras tanto, vamos ya a la lista de los 10 a los que no debes votar:

PSC: porque es mentira que sea un partido aparte del PSOE. Votar al PSC es dejar Catalunya en manos de Zapatero dos veces. Y Montilla... ¿qué es lo que ha hecho para ocupar el sillón?

CIU: porque Artus Mas no es trigo limpio. Es, de todos, el político más profesional. Por tanto, no esperes más que promesas incumplidas. Además, detrás de CIU está la iglesia y la repelente alta burguesía catalana.

PP catalán: porque su propuesta más conocida es la de expulsar a los gitanos rumanos de Badalona, con la que estaba cayendo en Francia con las medidas xenófobas de Zarkozy. Además, el PP detesta Catalunya.

ICV: porque, aunque Joan Herrera parece un tipo serio, las pocas consellerías que han ocupado en la era desastrosa del tripartido han sido una hecatombe. ¿Se puede ser más cafre que Saura al frente de Interior?

Esquerra Republicana (ERC): porque Joan Puigcercós va camino de convertirse en otro Artur Mas, un demagogo profesional. Aparte, en este partido se practica el canibalismo. Si se comen entre ellos, ¿què harán con los catalanes? Además, su principal obsesión y reclamo es la indepencia de Catalunya, algo que legalmente, a medio y largo plazo, es imposible. Antes tendría que caer la Unión Europea.

Ciutadans: porque Albert Rivera comanda un partido sin brújula. Sólo saben que van a defender el castellano (como si lo necesitara). El resto de consignas políticas son un popurrí de lo que la gente quiere oír.

Plataforma per Catalunya (el partido xenófobo de Anglada): porque Le Pen está pasado de moda (desde que Hitler se pegó el tiro), y éste es un mal imitador del facha francés.

El partido de Laporta (¿Democràcia Catalana? jajajaja): porque se nota a la lengua que sólo busca chupar del bote de las arcas públicas. Además, si este hombre consigue la independencia es capaz de vender Catalunya a Francia... o a Andorra.

El partido de Carmen de Mairena (se llame como se llame): ¿hace falta explicar los motivos?

Todos los partidos que incorporan falange a su nombre: porque estos partidos son una ofensa a las víctimas del franquismo. En un país normal, serían ilegales.

Y con éste son más de diez los partidos que recomiendo no votar. Por supuesto, siempre puedes perder el tiempo buscando otros diferentes que te llamarán la atención por llevar un toro muerto como emblema o una hoja de marihuana. Sí, es divertido... pero, ¿votamos para pasarlo bien?

A la vista de los comentarios, y a pesar de que pueda parecer lo contrario, quiero animar al electorado catalán no a que vote, sino a que reflexione. Tal vez la solución esté en escuchar propuestas de grupos pequeños y dar el castigo que se merecen los megapartidos y toda la parafernalia de partidos mediáticos, que buscan burlarse del catalán expandiendo la frivolidad a lo Cicciolina y Berlusconi.

Yo mismo me aplicaré el cuento y prometo leerme un par de programas, pero si voto, desde luego, que nadie me pida esperanza ni, mucho menos, una sonrisa, porque el asunto político da ganas de llorar. Y cuando nos roban, mienten y estafan, incluso de emigrar por no acabar en la cárcel más asquerosa del país mientras ellos disfrutan de una suite en el mejor penal posible.

No hay comentarios: