domingo, 24 de julio de 2011

El dolor de un joven que lo tiene todo

Bojan Krkic, el chaval de la mirada limpia, casi translúcida, se esforzaba por no llorar en su despedida.

Se va a la Roma de Luís Enrique. Han pagado 11 millones de euros por él. Se diría que ha conseguido, a sus escasos veinte años, lo que muchos no obtendremos en toda la vida. Sin embargo, estaba desolado. Y, quizá por eso, acudieron a respaldarlo sus amigos Puyol y Xavi.

En un momento desafortunado de la comparecencia, perdió los nervios y declaró que Guardiola había sido injusto con él al no darle minutos. También se mostró dolido con el técnico por no haberle dado entrada en la final de la Champions en detrimento del recién llegado Afellay.

Sin embargo, quien no es justo es Bojan. El Barça y, especialmente, Guardiola le han dado muchas oportunidades para demostrar de lo que es capaz. Y, sencillamente, no lo ha logrado.

Escuchándolo y viéndolo en su emotiva despedida uno intuye cierta inmadurez emocional, comprensible a su edad, aparte de una gran sinceridad, signo inequívoco de que se trata de una gran persona. Estoy seguro de que se ha retractado de lo dicho, y de que el propio Guardiola lo ha llamado nada más enterarse. También estoy convencido de que en Italia, lejos de la presión que significa jugar en el mejor equipo de fútbol del momento, sacará todo el fútbol que tiene dentro.

La prensa deportiva, e incluso la generalista, que se agrupa en la derecha anticatalana han dado otra lectura al asunto. Se lee en La razón y medios afines que la "cartera" gana a la "cantera". En el fondo, les duele tanto que los pilares de la entidad blaurana sean jugadores españoles formados en Barcelona, al contrario de lo que ocurre en su club insignia (el Real Madrid), que clavan las uñas en cualquier asidero con tal de no hacer frente a la verdad.

La verdad es que el fútbol, en su globalidad, es un mercado más. Sin embargo, entre los jugadores del Barça hay una sintonía especial y unos valores de humildad, deportividad y compañerismo que no aparecen por la capital de España desde principios del siglo XX.

Otra verdad es que en el Real Madrid Bojan no habría disputado ni una décima parte de los partidos que jugó (a menudo no demasiado bien) con el F.C. Barcelona. A mí tampoco me gustan las hipótesis de pasado, pero si nos fijamos en los casos de Pedro León, Canales y Granero, el próximo en caer, la lógica nos indica que ya habría sido descartado hace tiempo.

Si lo vemos desde el ángulo del funcionamiento de la cantera madridista, el resultado es el mismo. Los jóvenes futbolistas, cada vez más atraídos por el talonario (como también sucede en el Barça) que por la vocación deportiva, salen del filial sin pisar el césped del Bernabéu como productos de consumo con la marca "made in Real Madrid", esto es, más caros. Vaya, que no se les da ninguna oportunidad a no ser que salga un Etoo'. Bueno, el caso es que ni por ésas.

Por más que se empeñen desde los círculos del amarillismo obsoleto en el Barça los jugadores jóvenes no son mera mercancia, aunque se cometan errores. Tampoco se les exige que en su partida de nacimiento aparezca por ley un municipio catalán. Pero hasta eso les parece mal.

Lo dicho: suerte a Bojan que, además, de irse a un gran club, se va a librar de este entorno mediático tan estéril.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá todos los futbolistas fueran tan sinceros y claros como Bojan y dijeran al pan pan y al vino vino. Significarían el fin de las tertulias futboleras fundamentadas en buena parte en hablar, hablar y hablar horas y horas sobre lo que ha querido decir un entrenador o la intención que ha tenido el jugador con cualquier lance del encuentro. Con lo fácil que es preguntárselo directamente a ellos. Pero entonces te puede salir el 'funcionario' Xavi Hernández que sólo se moja en la ducha y tu crónica informativa se convierte en una sarta de tópicos. Bojan se iba del Barça y me atrevo a pronosticar que cuando el equipo azulgrana tenga la opción de recomprarlo Guardiola ya no será el entrenador del partido. Tiene razón cuando lamenta que Guardiola no le diera unos minutos de reconocimiento en la final de Wenbley. No había reflexionado sobre este hecho -prefiero reflexionar sobre cosas más interesantes que el fútbol- pero es cierto que en una noche de gestos como la de Wembley en la que todo el mundo alabó que se cediera el brazalete a Abidal para recoger la Copa pues Guardiola podría haber dado unos minutos de la basura a Bojan. Y si la dócil prensa deportiva catalana alaba hasta el último gesto de Guardiola me parece justo que alguien alce la voz contra él y 'denuncie' los detalles feos. El otro día me indigne cuando vi que a Pep Guardiola, al que admiro por lo bien que sabe gestionar un club tan dificil como el Barça, le daban la medalla de oro del Parlament de Catalunya. Me parece excesivo y una muestra más de la falta de referentes en la sociedad catalana. O eso, o que lo más fácil es dar premios a gente que generen consenso en lugar de a alguien que se lo merezca también pero que pueda crear disparidad política. Resumiendo, bien por Bojan. A sus 22 años ha demostrado personalidad. Pudiendo decir cuatro palabras bonitas y que los editoriales y los opinadores interpretaran sus palabras lo dijo alto y claro: me voy decepcionado con Guardiola. Y es que Sant Pep también comete fallos, como todos los humanos. Andrés.

David Navarro dijo...

Te doy la razón, Andrés, porque creo que es verdad todo lo que dices: Pep no es perfecto y el chaval ha dicho lo pensaba (con elegancia, no como Zlatan, que se expresa como un chulo barriobajero).
De todas formas, el otro día, de casualidad, veía un fragmento de un partido de Copa del Rey del Barça contra el Betis y los comentaristas no se explicaban por qué Bojan no había ido ni convocado. Claro que, quizá, lo sabían y estaban tirando de sarcasmo como ocurre a veces con el gremio de los periodistas que casi siempre sabéis mucho más de lo que podéis decir (porque casi nunca hay pruebas). O sea, que es posible que tuvieran un enfrentamiento personal y ahí no hay quién solucione nada. Ni en el Barça ni en ningún equipo ni en ningún trabajo. De todas maneras, Andrés, yo creo que Bojan no encaja en el Barça. Apunto en el artículo mi hipótesis (sin pruebas), pero poco más puedo decir.
Tema aparte es lo que dices del festival de los premios que Catalunya regala como mero autobombo: publicidad que se retroalimenta de la fama del galardonado. Pasa lo mismo en España. Las instituciones parecen los 40 principales a la hora de dar premios. A Villaronga, el director de Pa negre,le han dado el premio de cinematografía 2011. Se lo merece, pero se lo han dado por el exitazo de su película. El mar, de hace once años, es igual de buena o mejor, y la vieron cuatro gatos. Por tanto, no hubo taquilla, no hubo Goyas y, lo que es peor, le costó horrores rodar su siguiente película.
¿Premios de la tele? Como lo monta TVE, casi todo para casa. Excepto Buenafuente, que deja el programa y por tanto no es competencia futura y, como se mete poco en política y con guante blanco, le dan dos premios. Además, es La sexta.
Quiero decir Andrés que en Catalunya como en los partidos políticos como en los capitanes del Barça se impone la cultura de los putos directores de marketing y los famosos "coaches" que siempre van dos puertos de montaña por delante de nosotros a la hora de manipular cualquier situación.

Paulina dijo...

Hola

Mi nombre es Paulina y administro un directorio y buscador de webs y blogs. Me ha gustado mucho http://elblogdedavidnavarro.blogspot.com/, me gustaria intercambiar enlaces. Puedo agregar tu pagina en nuestro directorio para que así mis visitantes puedan visitarla tambien.

Si te interesa, escribeme al mail: p.cortez80@gmail.com

Saludos
Pau

Enric Draven dijo...

NO veas a mi si me la pela que un criajo de 20 años (aún siendo un grandísimo deportista) le cambien de equipo de futbol y suelte unas lagrimillas de cocodrilo. Éste chaval no sabe en que mundo vive, literalmente, eh. No ha tenido problemas de hipoteca, ni de pobreza, ni se levanta a las 5 de la mañana para trabajar poniendo yogures en la estantería de refrigerados de un super. Tampoco esta en un taller arreglando haciendo chapa y pintura, o en una obra colocando ladrillos.
De hecho, seguramente, no tenga ni siquiera el bachillerato terminado.

No me da ninguna pena. El problema es suyo: No por llorar, sinó por la absoluta ignorancia en la que vive. Es un pobre muñeco. Rico, pero un pobre muñeco.

salut david!

Enric

David Navarro dijo...

Es una forma de verlo :-)
Sí, estaría bien que la gente supiera tener los pies en la tierra siempre. Y más los futbolistas que tienen fecha de caducidad y, a fin de cuentas, no pasarán a la historia como pilares de ninguna civilización.
Lo que pasa es que Bojan está a punto de cumplir los 21, tiene de todo, cobra muchísimo dinero haciendo lo que más le gusta, las fans y los fans lo persiguen y ha visto ya medio mundo...
Yo no sé tú, Enric, pero si a mí me pasa eso a los 21 ahora no habría quién me aguantara, suponiendo que siguiera vivo...