domingo, 20 de noviembre de 2011

Nuestra democracia es poco representativa

A la vista de los resultados electorales hay que cambiar el modelo de reparto de escaños, porque, referéndum tras referéndum, la composición del Congreso de los Diputados dista mucho de ser ecuánime.

Ejemplos: CIU (777.026 votos) consigue 16 diputados con casi quinientos mil votos menos que IU 1.248.160), que sólo consigue 11.

AMAIUR, la extrema izquierda vasca, con apenas 294.750 votos se lleva 7 diputados. En cambio, UPyD (833.900) obtiene dos escaños menos.

Suma y sigue: Coalición Canaria, con menos de 20.000 votos podría conseguir entre 2 y 3 diputados.

Y el último ejemplo, EQUO casi consigue 150.000 votos y se queda sin escaños. Sin embargo, el BNG gallego con menos de 100.000 votos consigue 2 diputados.

Cada cual que saque sus conclusiones, pero queda claro que los partidos de vocación nacionalista siempre sacan más rédito de los votos obtenidos que los que se presentan en el conjunto del Estado. Esto en la práctica supone que los vascos, los catalanes, los gallegos y los canarios obtienen más representación que el resto de españoles. Y luego se llevan las manos a la cabeza cuando alguien propone un estado federal.

NOTA: Me pasan un documento esclarecedor. IU y UPyD salen muy perjudicados por este reparto desigual. Además, con una representatividad equitativa, el PP no tendría mayoría absoluta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Imagínate que eres un vendedor de enciclopedias catalanas que trabajas en la misma empresa que los vendedores de enciclopedias españolas. Tienes una prima por cada enciclopedia que vendas pero resulta que mientras tu tienes un mercado de 8 millones de posibles compradores tus compañeros tienes un mercado de 42 millones de compradores. Resulta que tu esfuerzo te lleva a que uno de cada cuatro catalanes, pongamos por caso, compre tu enciclopedia porque eres un buen vendedor, te trabajas los clientes, haces un seguimiento de su interés... mientras que tus competidores venden una enciclopedia por cada, pongamos el caso, 25 españoles sin esfuerzo porque no necesitan media hora y un seguimiento permanente porque tienen muchas más posibilidades de conseguir un cliente. Tu te has pateado el territorio para llegar a ese número de enciclopedias que te permita sacarte un beneficio ellos y tus competidores con unas cuantas llamadas a cada provincia han conseguido unas cuantas enciclopedias más que tú. Ellos lo tenían mucho más fácil. ¿Crees justa que todos tengáis la misma recompensa? CiU o ERC no tienen mucho que hacer en Andalucia, Extremadura o Galicia mientras que IU tienen todo a un país para recoger votos. Sobre Amaiur, lo de extrema izquierda me suena que lo dices de forma despectiva y creo que lo extremo es negar una crisis, enviar tropas a Irak, dar dinero o prohibir un partido político y permitir que otros de tintes fascistas y xenófobos se presenten a unas elecciones porque en el fondo lo único que interesa es quitar de en medio a partidos que puedan decantar mayorías. En Amaiur como en Bildu hay partidos que no han estado nunca al lado de los terroristas como Eusko Alkartasuna. Y cuando han ganado al PNV algo querrá decir. En democracia todas las opciones políticas deben estar representadas. Andrés.

David Navarro dijo...

Estimado Andrés, no veo muy apropiado el símil, pero lo usaré para demostrarte que justo lo veo al revés. ¿Cuánta gente tiene que poner a vender enciclopedias IU para que se compren en todo el Estado? ¿Las editarán solamente en castellano? Yo creo que no. Por tanto, ¿qué partido político necesitará invertir más en propaganda electoral, cuál tendrá que movilizar más gente? Es obvio que IU. Aparte, ¿interesa a la Biblioteca Nacional que haya tantas enciclopedias en una sola lengua, ya que se supone que van a ir a consultarlas gente de toda España (por seguir con tu ejemplo)?
Respecto a lo de la izquierda radical, los dos sabemos que no es Eusko Alkartasuna precisamente el partido que más votos ha traído a la coalición. Además, no lo usé como nada despectivo. Ten en cuenta que hace sólo un año, los mismos que se han presentado por Bildu no se desmarcaban de ETA. Lo cierto es que no sabía qué término usar. A mí lo de nacionalismo de izquierdas me sigue sonando a chino.