domingo, 20 de noviembre de 2011

Dudas postelectorales

La reserva espiritual de Occidente.
De ganar el PP con mayoría absoluta:
1-¿Cuánto tardarán los sindicatos en montar una huelga general?
2- ¿Qué es lo primero que se cargará el PP: educación, sanidad, pensiones... o todo a la vez?
3- ¿Podré contenerme cuando la clase obrera se queje después de haberles votado?
4- ¿Esperarán al día siguiente para decir que el PSOE ha saqueado las cuentas del Estado o dejarán pasar 24 horas más?
5- ¿Dirá Rajoy tras esas 24 horas de margen que la crisis nos afecta mucho más de lo que creía para que le dejemos recortar lo que le venga en gana?
6- ¿Volveremos a toser el humo de los fumadores?
7- ¿Se instalará Benedicto XVI para siempre en España o sólo montará su propia comunidad autónoma a las afueras de Madrid?

Si el PP no obtiene la mayoría absoluta:
1- ¿Quién perderá antes el culo por pactar con el PP: CIU, PNV, Coalición Canaria o UPYD?
2- ¿Le darán la patada a Rubalcaba tras haberlo utilizado como papel higiénico o le entregarán el control del PSOE a pesar de que tiene ya una edad?
3- ¿Tendrá reaños el PP a lamentar la poca colaboración de la oposición ante el desastre económico que se avecina?
4- ¿Admitirá Rajoy un adelanto de las elecciones si, por desgracia, dentro de dos años todo sigue igual (económicamente, socialmente estaremos peor)?

Y la duda que de verdad me mantiene en vilo:
Una vez los ciudadanos se enteren de una vez que todo es una farsa de primer orden, que nos están arruinando la vida para que un puñado de cabrones se peguen la vida padre, ¿hasta cuándo seguiremos aguantando? Creo que poco. En ese caso, ¿habrá una revolución mundial? Y luego, ¿qué? ¿Volveremos a los totalitarismos?

Tal y como he escrito esta primera frase, me bajan las defensas y casi imploro porque todo siga igual. Admitir la derrota no es ni valiente ni cobarde. Yo creo que está en el manual de supervivencia.

2 comentarios:

David Navarro dijo...

No han pasado todavía 48 horas y Esperanza Aguirre ya se queja de que Zapatero les ha dejado las arcas vacías. Por desgracia, todo va como pensaba.

David Navarro dijo...

Otro acierto y ya van dos: el Vaticano, a través de Rouco Varela, ha bendecido la victoria de Rajoy y, de paso, ha pedido más dinero.