Ir al contenido principal

Dudas postelectorales

La reserva espiritual de Occidente.
De ganar el PP con mayoría absoluta:
1-¿Cuánto tardarán los sindicatos en montar una huelga general?
2- ¿Qué es lo primero que se cargará el PP: educación, sanidad, pensiones... o todo a la vez?
3- ¿Podré contenerme cuando la clase obrera se queje después de haberles votado?
4- ¿Esperarán al día siguiente para decir que el PSOE ha saqueado las cuentas del Estado o dejarán pasar 24 horas más?
5- ¿Dirá Rajoy tras esas 24 horas de margen que la crisis nos afecta mucho más de lo que creía para que le dejemos recortar lo que le venga en gana?
6- ¿Volveremos a toser el humo de los fumadores?
7- ¿Se instalará Benedicto XVI para siempre en España o sólo montará su propia comunidad autónoma a las afueras de Madrid?

Si el PP no obtiene la mayoría absoluta:
1- ¿Quién perderá antes el culo por pactar con el PP: CIU, PNV, Coalición Canaria o UPYD?
2- ¿Le darán la patada a Rubalcaba tras haberlo utilizado como papel higiénico o le entregarán el control del PSOE a pesar de que tiene ya una edad?
3- ¿Tendrá reaños el PP a lamentar la poca colaboración de la oposición ante el desastre económico que se avecina?
4- ¿Admitirá Rajoy un adelanto de las elecciones si, por desgracia, dentro de dos años todo sigue igual (económicamente, socialmente estaremos peor)?

Y la duda que de verdad me mantiene en vilo:
Una vez los ciudadanos se enteren de una vez que todo es una farsa de primer orden, que nos están arruinando la vida para que un puñado de cabrones se peguen la vida padre, ¿hasta cuándo seguiremos aguantando? Creo que poco. En ese caso, ¿habrá una revolución mundial? Y luego, ¿qué? ¿Volveremos a los totalitarismos?

Tal y como he escrito esta primera frase, me bajan las defensas y casi imploro porque todo siga igual. Admitir la derrota no es ni valiente ni cobarde. Yo creo que está en el manual de supervivencia.

Comentarios

David Navarro ha dicho que…
No han pasado todavía 48 horas y Esperanza Aguirre ya se queja de que Zapatero les ha dejado las arcas vacías. Por desgracia, todo va como pensaba.
David Navarro ha dicho que…
Otro acierto y ya van dos: el Vaticano, a través de Rouco Varela, ha bendecido la victoria de Rajoy y, de paso, ha pedido más dinero.

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.