viernes, 16 de septiembre de 2011

Mentiras que duelen: los zumos de naranja 100% naturales

Hasta el césped es de mentira.
Se anuncian como si sólo tuvieran el jugo de varias naranjas. Sólo eso. Y por si dudas, te los colocan en el refrigerador de pega de los supermercados (tema aparte).

Sin embargo, aquello no sabe a naranja natural. Si haces la prueba y exprimes una naranja, al probar el verdadero zumo de fruta, el producto del supermercado te aleja de cualquier sabor y color que haya parido la Naturaleza.

La clave del zumo industrial debe de estar en el famoso ingrediente "concentrado". Exactamente, ¿qué significa que un zumo ha sido elaborado con un zumo concentrado de fruta? Puede que hayan concentrado la piel y el interior de una naranja en una pastilla y la hayan disuelto en un litro y agua.

También puede ser que hayan cogido naranjas podridas para recrear el famoso concentrado.

O incluso que hayan dejado fermentar un zumo original de naranja en un barril de agua sucia durante varias semanas.

Lo que sea, pero eso no puede ser zumo de naranja cien por cien natural. Legalmente es posible. Pero, puestos a ser legalistas, yo podría llevar una persona a cachos en la mochila, meterme en el cine, y responder al comisario que yo no sé nada del secuestro de Pepi, que la noche en la que desapareció estaba conmigo en el cine. Pero eso sólo sería una mentira, nos pongamos como nos pongamos. Bueno, y una burrada. Permítaseme el humor negro.

No se puede obtener todo en la vida. Siempre hay que renunciar a algo. Si exprimes un zumo de naranja en casa y lo dejas un par de horas en un vaso, cuando te lo vayas a beber, no te sabrá ni la mitad de bien que cuando te lo bebes recién exprimido.

Por eso, que todas las empresas del sector quieran vendernos que los zumos son cien por cien naturales, que sólo están elaborados con frutas y que no contienen ningún tipo de conservantes es llamarnos imbéciles a la cara.

Insisto: legalmente, puede que todo esto sea verdad, pero eso es casi como comprar un coche sin volante ni ruedas y quedarte sin amparo legal sólo porque ni el concesionario ni la marca del vehículo te han prometido incluirte estas piezas básicas. Al fin y al cabo, pasa también con los móviles. El fabricante y la operadora te venden que lleva radio, MP3, aplicaciones de Internet, etc. pero en ninguna parte se preocupan por avisar que que el móvil hace y recibe llamadas. Pues es lo mismo, pero al revés.

Hay productos que no incluyen sus funciones obvias porque el departamento de marketing considera que decir la verdad aburre y otros, como los zumos en botella o tetra brick que no escatiman en anuncios de televisión para convencernos de lo imposible, de que ahí dentro hay zumo natural.

Una buena propuesta de lectura consiste en comparar la proporción de fruta que incluyen los zumos de una misma estantería en el súper. De paso, pones a prueba la agudeza de tu vista, porque te lo ponen en letra minúscula. Yo he llegado a probar brebajes horribles que aseguraban ser totalmente naturales y otros que se quedaban tan anchos al declarar que contenían un cinco por ciento de la fruta de la fotografía.

NOTA: Este bonito estudio me da la razón (que conste que lo veo más tarde.)

No hay comentarios: