martes, 25 de octubre de 2011

Se lo podría llevar la lluvia de Barcelona

En tiempos de sequía y escasez, viene muy bien la lluvia. Lejos queda el campo de la gran ciudad, pero todos necesitamos, ahora más que nunca, sus buenos frutos y, por supuesto, el agua. Además, sin la lluvia, la contaminación vendría a unirse a nuestra confusión mental propia de los días inciertos.

Las gotas del cielo también se han llevado a parte de los turistas que, impertinentes, se pasean por el centro despertando las envidias de los barceloneses que van sin rumbo hacia el trabajo (los más afortunados) o hacia ninguna parte.

Sin ánimo de hacer política inversa, el viento que vendrá y la lluvia que cae podrían llevarse bien lejos a Durán i Lleida. Con parada en Vic, por ejemplo, para recoger a un tal Anglada y después perderse por un reguero que les dejara cerca de algún monasterio tibetano. Ya puestos, y por si nunca alcanzan la paz espiritual que les falta, estaría bien que hicieran voto de silencio.

Me temo que la realidad nos condena a disfrutar de estos personajes cada día, queramos o no. Como de Anglada no quiero hablar ni en broma, me dedicaré en cuerpo y alma al delegado madrileño de CIU. Durán i Lleida, de nombre Josep Antoni o José Antonio, dependiendo de su ubicación espacial, es algo más que un señor mayor que lleva gafas de diseño juvenil.

Tanta dignidad humana se le presupone que no tiene reparos en mostrar a las cámaras la suite que viene utilizando en Madrid desde hace años para acudir al Congreso. Un cinco estrellas de Madrid para un político que se debe considerar muy pero que muy especial. Podría alquilar un estudio como otros senadores y diputados, pero no, necesita la suite de uno de los mejores hoteles de la capital.

Al mismo tiempo, es un señor que, hace cuatro años, salía en los carteles electorales anunciando que en Catalunya no caben todos, en clara referencia a los inmigrantes. Desde siempre habla de las personas que viajan de un país a otro en busca de sustento económico como si se tratara de la peor lacra de la Humanidad. Como si él mismo no hubiera nacido en un pueblo de Huesca y hubiera emigrado a Catalunya. Como si en los españoles no se encontrara rastro alguno de decenas de civilizaciones, entre ellas la musulmana.

Tampoco tiene problemas en admitir su falta de respeto e ignorancia hacia los homosexuales. Para él se trata de enfermos que, ¡menos mal!, se pueden curar con tratamiento psicológico. Supongo que no es consciente del daño que hace a todas las personas que tratan de combatir los prejuicios sexuales para vivir su vida como cualquier otro ciudadano. Como tampoco sabrá que en tiempos de Franco, algunos gays tuvieron que sufrir torturas terribles a golpe de descargas eléctricas y otras barbaridades. Detrás de todos estos dramas siempre hay alguien poderoso que expande la falacia de que los homosexuales son enfermos.
Su idea de España también se apoya en el tópico y en el desconocimiento. Según Durán i Lleida, los andaluces se pasan el día en el bar cobrando el PER, una ayuda que el catalán-aragonés ha calificado de inútil, porque sólo consigue que la sociedad que la percibe carezca de expectativas.

Aparte, carga contra los suyos, el clero, porque todavía no se ha enterado de que la cúpula eclesiástica en España no quiere ni de lejos la independencia de Catalunya.

Y, para terminar, aparece en los medios con palabras hermosas que evocan al diálogo y al consenso. La cruel ironía del azar ha hecho coincidir su mensaje de acuerdo estatal por la sanidad con la noticia de que Artur Mas cada vez se inclina más por el copago para, poco a poco, privatizar la sanidad.

Sé que la lluvia no se va a llevar a personajes como Durán i Lleida, pero en días como éstos, que anticipa aires más respirables, me gusta pensar que la Naturaleza es capaz de esto y de mucho más.

NOTA
Me produce tanta adversión lo que he leído del propio blog de Durán i Lleida que ni lo comento ni lo traduzco

PRIMER FRAGMENTO

La informació del diari parla de les comarques gironines, però, pel que em va semblar sentir per la radio, és extensible a tot Catalunya. La natalitat baixa, cau un 1%, després que caigués ja el 2009 gairebé un 5%. Aquesta disminució es produeix més entre les dones autòctones, essent els nous nascuts majoritàriament fills de mares immigrades. Crec que tenim un problema en la natalitat, un problema demogràfic important, i penso que el tenim també com a catalans. Ja sé que hi ha gent que no li dóna importància i que fins i tot diran que sóc racista, però crec que ens hauria de preocupar que el relleu generacional es vagi fent amb persones de fora. Dec ser un carca, xenòfob… i no sé quantes coses més, però a mi em preocupa, i cada cop que em passejo pels carrers de Palafrugell em preocupa encara més. Ho sento, soc així.


SEGUNDO FRAGMENTO

Dilluns, en una dinar conferència-col·loqui de Tribuna Barcelona, em van demanar la meva opinió sobre la immigració. Vaig assegurar que la immigració és un problema i que no el perceben igual les persones que viuen en un bloc de pisos a Sarrià per exemple o una família que porta els seus fills a una escola concertada o pública en aquest mateix barri de Barcelona que les persones que viuen en un bloc de pisos a Salt -que poden veure com la seva propietat perd valor- i la família que porta el seus fills a una escola concertada o pública d’aquesta mateixa localitat gironina.



Más motivos para vomitar en Durán i Lleida

2 comentarios:

Noviembre dijo...

me a gustado tu blog, compañero (Vamos juntos a Español de America), una pena que no me deje darle al botón "seguir".

Saludos

David Navarro dijo...

Muchísimas gracias. ¿Y qué opinas de lo que va soltando Durán i Lleida? Es que no hay forma de crear debate :-)
Me preocupas con lo del botón Seguir, ¿por qué no te funciona? En teoría sólo te pide una cuenta Gmail, ¿es por eso?
Saludos compañero.