jueves, 20 de octubre de 2011

Cowboys y aliens, una chorrada como otra cualquiera

Y sí, ella es de este mundo.
El título es poco original y además casi todos los espectadores lo sabían, ¿o no?

A mí, de todas maneras, me maravilla que alguien invierta presupuestos millonarios (entre ellos el Midas Spielberg) en productos de consumo que de antemano no van a romper la taquilla ni van a pasar a la Historia del cine.

El caso es que se podría haber rodado un buen western con la primera parte del film. Fotografía de exteriores luminosa e inquietante al mismo tiempo. Una interpretación, la de Daniel Craig, al más puro estilo Eastwood. La música de Gregson-Williams, eficaz y distinta. Sobre el escenario, un pistolero con un problema interno grave, un secreto y una misíón que va tomando forma.


Luego aparece el malo de la peli (no digo quién es, pero es evidente con sólo echarle una ojeada al reparto), contenido como en sus mejores tiempos. Y la musa del pistolero... Yo me tuve que frotar los ojos varias veces. ¿Podría ser Olivia Wilde la actriz más guapa de la actualidad? Otro asunto es su talento como actriz. No es su papel, desde luego, y no sería justo sacar demasiadas conclusiones de este film bizarro como pocos.

Pero hasta ahora os lo he pintado bien, ¿verdad? El problema es que hay aliens de por medio. Y se les nota poderosos, pero con un talón de Aquiles. Son abominables y destructivos hasta decir basta. No razonan ni parece que se les pueda parar. Conclusión: todos sabemos que al final se les va a repeler de alguna manera. ¿Por qué? Pues porque siempre ocurre.

Luego, hacia el final, el director cede la cámara y la supervisión del rodaje a una unidad de amateurs simulando que están en una cueva de cartón piedra. Y todo se va por dónde amargan los pepinos. He visto secuencias de Aída con más suspense y verosimilud que las de la dichosa cueva.

Con tal mal sabor de boca, a la postre sólo queda la impresión de que se ha gestado una "frikada" de mil narices y millones de dólares de presupuesto para que dentro de unos años los modernísimos nos la pasen en versión mejoradísima y la gente grite y patalee durante la proyección.

La industria del cine me maravilla cada vez más. ¿Cómo llegaron a firmar un contrato a partir del cómic, que aseguran que es malo con avaricia? Un absoluto misterio.

No hay comentarios: