domingo, 17 de junio de 2012

Presentación de Un puñado de relatos y una huida (1 de 4)


La portada hace referencia al cuento «Ashima».
Acabo de publicar una colección de cuentos disponible en este enlace y que se puede adquirir pulsando en "Descarga". Le he puesto un precio muy ajustado y, por razones que ya explicaré en su momento, sólo puede descargarse online.

El portal Bubok también da la posibilidad de crear un espacio personal. Por supuesto, lo he utilizado y se puede consultar pulsando aquí.

Pero vayamos al grano: los relatos. Como todo lo que se edifica, tienen una historia, y ésta empieza aquí.

Siempre recordaré el día en el que decidí escribir mi primer cuento. Años de universidad y de experimentación. Estaba volcado en una quimera, la redacción de una novela sin modelado de personajes ni estructura alguna, una historia poética y mística sobre un hombre que quería volar (era muy joven). Algunas páginas llamaron la atención de un compañero de facultad, porque para mí la literatura empezaba y terminaba en las páginas sueltas. Roberto me sugirió que me presentase a un concurso de relatos de El País y me sentí honrado, por eso lo hice, y, como homenaje, le dediqué uno de los personajes del cuento.


El resultado se titula «Burbujas sin fe» y sucede durante las horas previas a que un enfermo termine con su vida con la colaboración de su amigo Roberto. En el cuento se trasluce el sufrimiento de la gente que ve su vida lastrada para siempre, pero también tienen peso la religión católica y la amistad. Supongo que en su ingenuidad reside el motivo por el que todavía me gusta esta primera incursión en la literatura breve.

De todos los relatos, quizá «Ashima» es el del que más satisfecho estoy. Aunque trato de que no se note, me exigió un esfuerzo titánico documentarme. Nunca he estado en India y aunque ya de joven había leído mucho sobre el país y visto numerosos reportajes, me exigí ser tan preciso como fuera posible. Sin saberlo, me até al realismo documental y casi acabé por no terminar el relato. Es, por tanto, Uno de los cuentos que más trabajo me ha dado y, aunque quizá ahora lo escribiría de otra manera, porque la estructura paralela también se me impuso forzada por cierta pretensión de esculpir las técnicas de los cineastas norteamericanos de los setenta, en especial de Palma, es uno de mis favoritos.

En cambio, «Catecismo de voluntades» es un cuento más modesto. No estoy seguro de que tenga un gran valor literario. En su día, surgió como la necesidad de expresar dos asuntos que me preocupaban: mi fobia a conducir y la necesidad de animar a una chica a la que le había sido infiel un tipo que significaba todo lo contrario de lo que yo defendía. A pesar de la modesta historia, el lenguaje resultaba muy ampuloso y ahora espero haberlo desnudado lo suficiente.

El título de «Cuento real» es, sin duda, el que menos me satisface de los que puse (titular siempre me resulta una tortura), pero quería dejar claro que hay muy poco de ficción en este relato que narra el horror de una muerte innecesaria y torpe que presencié en directo. Fueron días muy duros para un pueblo que vio así perturbada su paz. Para muchos significó algo así como el final de los recuerdos de veranos apacibles. Para mí fue un shock en el sentido de que empecé a darme cuenta del poco poder que tenía sobre mí mismo y la realidad. También lo concebí como un homenaje al fallecido. Salva, DEP.

Respecto a «La puerta delantera», se trata de un claro intento por usar el esquema de Vidas cruzadas a un formato breve y al tema del fútbol durante una final entre España y Alemania. Tiene su gracia, aunque está desprovisto del sarcasmo que más tarde ha aflorado en el resto de composiciones.

Otro cuento muy complicado de escribir fue «John Lennon no murió en Dakota». Supongo que me vino a la mente durante una etapa en la que sólo escuchaba a John Lennon. ¿Recuerdas Napster? Yo sí. Para mí supuso una bendición. De la noche a la mañana pude conseguir discos que en aquel entonces ni siquiera se encontraban en muchas tiendas de música. De nuevo, utilizo la narración en paralelo para resaltar el absurdo de la vida que queda en evidencia al trazar antítesis y paradojas.
(continúa en el siguiente post)

No hay comentarios: