Ir al contenido principal

Una ciudad de recuerdos

Y de repente crecieron edificios.
Desde la ventana ya no se ve el jardín que imagínabamos tras la maleza y los árboles antiguos. Hace muchos años que estaba ahí, pero los próximos inquilinos no lo sabrán.

Ahora vemos el suelo de hormigón y los aparatos de aire acondicionado de los vecinos, que siempre estuvieron ahí.

Las flores de los árboles que anunciaban la primavera tampoco están. Pero estará el bullicio de los clientes de los dos restaurantes que prolongan sus instalaciones modernas por el patio.


Ayer salimos a dar un paseo por el Raval con un guía que por momentos nos mostraba fantasmas. Ahí había una farmacia con la fachada modernista, allá una plaza, por allí bajaban dos calles, y de las bodegas quedan dos, y de los quince conventos, dos también. Y la muralla la echaron abajo, pero hace unos años la querían reconstruir, aunque no se sabe nada.

La memoria se extingue. Quedarán linces ibéricos en protobosques semisalvajes. En la ciudad, libros antiguos, guías con más o menos recuerdos, láminas y a cada local de ocio de diseño o parque de hormigón, la sensación de que en sus cimientos se escuchan los susurros de los recuerdos de una ciudad que lució con menos artificio y sucumbió al progreso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.