Ir al contenido principal

Funeraria Jorge Javier S.A.: la tele necrófila

El tonto, la bestia y el gilipollas: elige tú el orden.
En Francia hay programas nocturnos en los que hablan filósofos, escritores, intelectuales y artistas de diversas disciplinas. En Inglaterra hay un poco de todo: sobre todo humor y deportes. En Alemania priman los documentales. La televisión italiana se distingue por su machista selección de personajes: señoras de toma pan y moja junto a tipos momificados.

En España, uno de los programas más vistos, Sálvame rescata cada dos semanas el tema de una periodista fallecida hace un porrón de años. Encarna Sánchez se llama. Está muerta y enterrada. Y sin embargo es noticia porque al ideólogo del lucrativo show de inmundicias, Jorge Javier, se le ocurre que sea noticia. La muerta dejó tantos misterios sin resolver como cualquier hijo de vecino. Y, desde luego, no se le conocen crímenes de ultratumba. Un cadáver común. Inofensivo. No es noticia. Vaya, no debería serlo.

El viernes 17 de marzo, ante la queja de un colaborador del programa, Jorge Javier Vázquez se excusaba diciendo que Encarna Sánchez no merece ninguna defensa e indirectamente la tachó de lo mismo que a los supuestos jefes hijos de puta del mundo del periodismo. Sí, a los que se les sube a la cabeza y tratan con despotismo a sus empleados. Como si cagándose en la tumba de una periodista estuviera obedeciendo a una necesidad de justicia que le exige la sociedad. Ja.

O sea que Jorge Javier y su séquito alimenta a su club de fans, millones de españoles, con los despojos de un cadáver sobre el que piensa cebarse mientras le den micrófono y cámara. Esto se llama venganza cobarde.
Telecinco, Jorge Javier, otros: enteraos de una vez. Esta señora ha muerto.

Fijaos que en España podría hablarse muchas cosas interesantes a propósito de muertos como Camilo José Cela. Pues no, se habla de su viuda Marina para criticarla por pija y endiosada. Lo mismo ocurre con figuras como Franco. Nada. Ni se toca. Eso sí, a su nieta de vez en cuando le caen rumores con muy mala leche, pero muy de tarde en tarde.

Otra deducción: cuanto más poder atesoró un muerto, menos se cebaran los periodistas de las tripas, mal llamados del corazón, con sus descendientes.

A los muertos ilustres se les olvida con una rapidez pasmosa. En los medios de comunicación, sobre todo en la televisión, nadie habla de Miguel Delibes ni siquiera de Pablo Ruíz Picasso ni de Fernando Fernán Gómez. Etcétera.

Pasarán los años y al encender la televisión los horarios televisivos seguirán ocupados por los casposos de siempre con ropajes modernos que tratarán sobre los secretos y mentiras sexuales de Rocío Jurado, Carmina Ordóñez, la hija desaparecida de Romina y Al Bano. Y, por supuesto, de una periodista que tuvo su momento de éxito y de controversia, Encarna Sánchez. Una señora que fue tan mala persona como otras muchas que le sobrevivieron pero que cometió dos errores: morirse y herir el orgullo de un ave carroñera como ese atontador de serpientes que es Jorge Javier Vázquez, que hasta el nombre lo tiene hortera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.