sábado, 25 de febrero de 2012

Regreso al futuro (la versión española)

Uno de los dos se va a librar... Adivina quién.
Voy a reventar dos de los culebrones que se nos vienen encima gracias a... ¿mis viajes en el tiempo?, no, gracias a la certeza de que en España la historia, cuando pintan bastos, se repite hasta la saciedad.

Mirad, respecto a la brutalidad policial contra los manifestantes (muchos menores entre ellos) en Valencia, ocurrirá lo siguiente: empaquetarán a cuatro o cinco policías, algún sargento y cargos de poca monta, lograrán que todo el peso de la ley caiga sobre ellos y a los tres o cuatro años los rehabilitarán. Exactamente como ha ocurrido en Catalunya con el caso de los mossos que fueron grabados repartiendo palizas en la comisaría.
Caso Urdangarin. El duque de Palma dirá que su socio lo tenía engañado, proclamará su obediencia al rey y, como mucho, le caerá una multa por delitos fiscales, que siempre podrán interpretarse como errores de contabilidad. En cuanto a las ramificaciones de Nóos, la firma de Urdangarín y el dinero público, de alguna manera, el juez encontrará motivos para desestimar las pruebas. En estos casos la prescripción de los delitos suele venir que ni al pelo. Indicios de que esto sucederá así: las escalas de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín en el palacio de la Zarzuela y en el palacio mallorquín de Marivent.

Que nadie lo dude: si el rey Juan Carlos tuviera la más mínima duda de que su yerno pudiera acabar entre rejas o, en cualquier caso, se demostrara la culpabilidad de la mitad de lo que se le imputa, el duque de Palma habría pasado las dos noches previas a su comparecencia ante el juez en cualquier hotel de lujo.

Eso sí, al socio de Urdangarin, Diego Torres, no lo salva ni Angela Merkel.

A todo esto, ojalá me equivoque absolutamente en todo lo que acabo de escribir. De lo que no cabe duda es de que mientras nos entretenemos acordándonos de los familiares de los antidisturbios macabros y asistimos, cotillas, al caso Urdangarín, en España se está perpetrando el mayor tijeretazo en derechos sociales desde 1939. Y es mucho decir.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Está claro que Urdangarín no ingresará en prisión pero tendrá -ya lo tiene- el peor castigo que puede tener alguien cuyo objetivo en la vida es medrar y beneficiarse de su posición: ser repudiado socialmente. Le pasará lo mismo que al Marichalar cuando se divorció de la infanta Elena: dejó de pertenecer a la multitud de consejos de administración a los que pertenecía y pasó a ser un marginado social por todos aquellos que le doraban la píldora cuando era el yerno real. A Urdangarín le pasará lo mismo avalado además del Rey que ya lo sentenció en el discurso de Nochebuena. Andrés

David Navarro dijo...

Estoy de acuerdo, pero discrepo desde la sospecha. Es decir, en teoría tiene que suceder así, pero pensemos:
¿Marichalar es un repudiado social? Quizá para la gente de a pie. Pero, ¿verdad que no se pierde ningún desfile de moda de postín? Al parecer, aunque es verdad que perdió muchos de los cargos, es el hombre en España del multimillonario Bernard Arnault. De todas maneras, sólo con la herencia que le dejó su tía tiene la vida más que cubierta. Ahora, para colmo intentan rehabilitar su imagen por comparación con Iñaki.
Yo quería hacer hincapié en el detalle de que pasara noche en la Zarzuela y, el día después, en Marivent. Eso es un gesto de aprobación real en toda regla.
Mira, Andrés, como se salga de rositas, nadie va a creer en el sistema judicial español en una década, por lo menos.

Anónimo dijo...

A lo mejor hay que agradecerle, con el tiempo y como lo ha dicho un dirigente de IU, que este juicio y los robos del Duque de Palma hayan servido para volver a la República :-)
También es posible que todos queden libre y la culpa sea de Garzón :-))
Alfredo

David Navarro dijo...

Alfredo, en este país a mí me da la sensación de que hay cuatro monárquicos contados, lo que hay son muchos juancarlistas.
No me pongo de acuerdo conmigo mismo: la monarquía es un sistema injusto, arcaico, machista, etc. Pero por otra parte, dado que nadie se puede fiar de los políticos españoles (seguramente tampoco de los del resto de los países), ¿no ofrece más seguridad tener una jefatura de estado en manos de gente obligada por pura inercia a mantener la neutralidad y a tener una preparación no sólo intelectual, sino ética?
Es una duda que no creo que pueda resolver en mucho tiempo: la idea de tener a un socialista o a un pepero en el Gobierno y a otro como Jefe de Estado me pone los pelos de punta.