Ir al contenido principal

Francia sabe ponernos de mal humor y, encima, nos enfadamos

De por sí los apartados de deportes de los informativos resultan poco imaginativos, previsibles y bastante huecos. Normalmente, se limitan a hablar de fútbol, ninguneando el resto de disciplinas deportivas. Además, ni siquiera dan con la clave del juego de los equipos (los análisis de los supuestos expertos son los mismos que oigo cada mañana en el bar) y, puestos a cotillear, tampoco vulneran la ley del silencio y nos dicen realmente qué futbolista se pasa de juergas. O sea, poco o casi nada es lo que aportan a la información.

Ahora abren sección con los guiñoles franceses. Incluso en los diarios generalistas aparecen comentarios sobre el espacio de humor galo. Aquí observo dos asuntos, a cada cual más grave:

1) Lo que un espacio de humor emita no es noticia y mucho menos puede dar lugar a la crítica de los medios más importantes del país. No lo digo yo, lo dice el sentido común. Estos días el resultado es que los guiñoles han multiplicado su audiencia y, como consecuencia, toda España ha quedado en ridículo. ¿Es que no hay nada más interesante que un miniespacio de humor francés? ¿Tan cortos de entendederas somos? ¿Ni sentido del humor nos queda?

2) Interpretar las bromas de los franceses en clave de una envidia malsana del país vecino contra el nuestro es un síntoma del complejo de inferioridad que arrastramos. La realidad es que en todos los niveles, económica, social y culturalmente, los franceses viven mucho mejor que los españoles y lo más lógico es que los españoles les importemos un pimiento.

¿Cuál es el problema? La ignorancia de la gente, desde luego. Pero también algo igual de humano: la necesidad de evadirnos en mitad de una crisis brutal y la búsqueda de chivos expiatorios para atenuar ese sentimiento de frustración que nos invade.

¿Quiénes son los culpables? Aparte de los medios de comunicación, el Ministro de ¿Cultura? del nuevo Gobierno que abrió el fuego hace poco tachando a los franceses de xenófobos. Las últimas declaraciones del titular de exteriores tampoco tienen desperdicio: se muestra indignado como si se tratara de un asunto de Estado. Sólo estas dos estupideces justificarían no un programa humorístico más sino una película. De veras, es vergonzoso que un equipo de gobierno se pare a distraerse y distraernos, que en el fondo es la intención principal, con estas tonterías.

El humor, cuanto más hiriente, inteligente, crudo y salvaje, mejor, siempre que siga en los cauces del humor. Es decir, que divierta. El sufrimiento, el insulto y la vejación, en mi opinión, no tienen nada de divertido. Y, que se sepa, el primer programa de los guiñoles en los que Rafael Nadal meaba gasolina no deja de ser un gag humorístico logrado, porque además mantiene la ambigüedad. Todo el mundo interpretó que significaba que el tenista se dopaba, pero también se podía hacer otra lectura: Nadal tiene tanta energía que incluso su pis sirve como combustible.

¿Ingenuo? Tal vez, pero a mí no me la pegan con esta pérdida de tiempo, que es convertir una chorrada en noticia de la semana.

Tengo que reconocer, no obstante, que los siguientes sketches me parecen de dudoso gusto, pero igualmente, nadie nos obliga a verlos. De hecho, se emiten para la televisión francesa. Nosotros lo vemos porque lo buscamos por Internet o nos lo muestran los medios de comunicación españoles. Sólo les pertañe a los personajes públicos implicados, sobre todo Nadal tras ese penoso gag de la jeringuilla, decidir si merece la pena querellarse contra los humoristas. Nunca puede tomarse como una razón de Estado y mucho menos como una declaración de guerra por parte de los franceses.

Muchas veces la única escapatoria que tienen los seres humanos para lanzar un grito de auxilio es el sentido del humor. Para muchos sabios, además, es el gran elemento diferenciador entre los animales y las personas. Declarar la guerra al humor es un suicidio. ¿Criticar programas de humor? Por supuesto. Pero, ojo, porque si no soportamos ninguna broma, quizá se deba a dos factores:

a) Han dado en la diana.
b) Estamos rotos por dentro.

Me temo que es la segunda opción.

Última hora: La vicepresidenta del Gobierno, Saénz de Santamaría, escenifica el conflicto democrático con Francia en rueda de prensa. ¡Increíble!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
He empezado a leer este artículo muy motivado, por que me parecía algo "fresco" pero veo que es una crítica más al gobierno que acaba de entrar.
David Navarro ha dicho que…
Hay parte de eso, porque en mi opinión el Gobierno, sea de derechas o de izquierdas, acabe de entrar o lleve veinte años en el poder, nunca se puede manifestar tan trágicamente sobre un miniespacio de humor del canal de otro país. No es serio. Además, es contraproducente respecto a las relaciones tan importantes entre España y Francia.
Igual tú lo ves normal, pues respeto tu opinión, pero no la comparto.
De todas maneras, mi artículo quería ir más allá.
¿Puede que, por ser de izquierdas, sea eternamente sospechoso de odiar a los gobiernos de derechas?
Pues reclamo mi derecho a la inocencia.

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.