Ir al contenido principal

Poltergeist: subrayando logros ajenos

Un buen remake debería relanzar una historia, cuyo estilo ha envejecido. Pero los mejores revisiones son aquellos que pulen los defectos del original.

Vaya por delante: creo que el Poltergeist original sigue generando las mismas emociones ahora que cuando se proyectó. O séase, que era mala candidata para una actualización. Sin embargo, este remake generó un interés razonable entre los aficionados al género.

Y fui con la esperanza de encontrarme algo nuevo. La realidad es que han cogido el guión y, salvo algunos detalles sin importancia, han respetado cada momento impactante del film original con tedioso respeto.

Donde viste cuerda, encontrarás cuerda, y armario, y televisión, y árbol, y muertos, y todo lo que resultó esencial en la película original está fielmente trasladado en la nueva versión.

Sin embargo, hay algo que no podían copiar tal cual: el reparto. La nueva niña protagonista no parece sacada de un OVNI ni de la trastienda del consultorio de una médium. Ésta es tan terrenal y mona que la achucharías.

Entre la pareja no existe la química necesaria para pasar por un padre y una madre enamorados de su descendencia y de sí mismos.

Dicho esto, merece especial interés el niño, el hermano mediano, que sobrevuela con su interpretación y consigue los únicos momentos inquietantes. ¿Acaso es mérito del “coach” del chaval?

Luego están los sustos, crujidos, golpes, cambios de cámara y apariciones fantasmales. Demasiado predecibles y, de todas maneras, muy subrayadas.

Para colmo, en la película no hay intriga, pues todo el mundo ha visto la primera Poltergeist. Lo que queda, pues, es un film cuya mejor aportaciones un dron que viaja entre dimensiones y una crítica liviana a la incomunicación que producen los aparatos propios de la era de la comunicación, en especial teléfono móvil y televisión plana enorme en el cuarto de una preadolescente.

Lo mejor que se puede decir del film es que, después de verla, no queda ninguna duda que la Poltergeist de 1982 es ya un clásico, aunque no me atrevo aún a cotejarla con obras maestras del terror como El resplandor o El exorcista.


NOTA: La localización en los créditos de Sam Raimi en tareas de producción me produjo un disgusto mayúsculo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.