Ir al contenido principal

Parábola del animal social de segunda categoría

Conozco gente que no celebra su cumpleaños porque no tiene prácticamente nada que ofrecer a sus invitados, ni siquiera un sitio donde celebrar una fiesta.

Consecuentemente, lleva su efemérides en secreto y apenas sus familiares más directos le felicitan cuando llega su día.


Hay personas que, cada año, preparan una gran fiesta con una lista de unos cincuenta invitados. Alquilan un local, o decoran su jardín, y no escatiman en gastos a la hora de tratar bien a los asistentes al convite.

Como ya saben que acuden a una celebración de categoría, los invitados que pasan por apuros económicos ponen cualquier excusa para no asistir. En cambio, los que confirman su participación en el festín llevan las manos llenas de obsequios que ni siquiera harían a sus parejas.

Pinta tan bien la fiesta que, a pesar de que el regalo cuesta un riñón, no hay invitado que se lo pueda costear que falte a la cita. Algunos eluden compromisos familiares, bodas, bautizos y comuniones con tal de no faltar a su cita.

Un día, una de esas personas que no celebra su cumpleaños se vio en la lista de invitados de una celebración de aniversario de postín. Ante los rumores de que la mayoría de la gente iba a llevar regalos muy caros, decidió gastar sus ahorros en un aparato MP4.

Cuando entró en el jardín se notó extraño, sobrante. Las conversaciones eran banales y los demás invitados apenas le hacían caso. La comida era tan cara como extraña a su paladar. Además, el anfitrión de la fiesta no pudo evitar decir que ya tenía uno de esos aparatos MP4. Aunque no le vendría mal uno para ir al gimnasio. El otro era demasiado bueno para correr riesgos haciendo ejercicio.

El pobre chaval, como no tenía coche ni dinero para el taxi, tuvo que esperar a que se terminara la fiesta y alguien le llevara cerca de casa con la consabida condescendencia.

Qué diferente hubiera sido todo si este chico hubiera empleado sus ahorros en montar una buena fiesta de aniversario.

Y qué diferente, más todavía, hubiera resultado todo si el día de su cumpleaños se hubiera regalado ese viaje a las islas que tanta ilusión le hacía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.