Ir al contenido principal

Un hombre dentro de un contenedor

Noche tranquila en Barcelona. En la esquina, un contenedor. Y como si le estuviera hablando, una mujer. Paso por delante y descubro que hay un señor dentro del contenedor. La mujer lleva una bolsa de basura en la mano y con la otra destripa un paquete sucio que le pasa su compañero. Del paquete salen montones de folios que levantan el vuelo alrededor de ella. Diría (ahora ya estoy muy cerca de la escena) que se trata de apuntes de clase.

No me detengo a descubrirlo, claro. A fin de cuentas, sea lo que sea, se lo merecen esos dos. Para algo se están cubriendo de mierda. Me extraña, cuando ya he recorrido unos metros, que ninguno de ellos vaya vestido como un pordiosero. Bien mirado, llevan tejanos como yo. Y la parte de arriba la habrán comprado donde yo o en la franquicia de al lado.

Pienso de camino a casa que yo también debería echar unos cuantos kilos de apuntes a la basura. Prefiero no ponerme en la piel de los dos dos recolectores de lo que sea. La sorpresa, de todos modos, es mayúscula cuando encuentro dos chicos desvalijando el contenedor cercano a una pastelería del centro de Barcelona. Tampoco se les ve muy sucios. Uno de ellos consigue un pan de molde. Lo pellizca y le comenta algo al otro.

Por más que lo intente, pienso en la casualidad que entraña ver dos situaciones similares. De pequeño, en el pueblo, la gente que rebuscaba en la basura llevaba un estigma pesadísismo: siempre eran los mismos, los que apestaban, los que vestían con harapos, los que evitabas porque creías que eran locos peligrosos. La gente les ponía motes, los despreciaba. Y a un niño no se le ocurría discutir la tesis mayoritaria.

En el piso la nevera está más vacía que de costumbre. Esta noche no iremos al cine.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.