Ir al contenido principal

Pequeña clase de geografía de un profe de inglés en FP

Carolina siempre llega tarde a la clase de las cinco. Trabaja en Mataró y termina a las cuatro de trabajar en la oficina. Está estudiando secretariado en un barrio sencillo de Barcelona. Su jefe le animó a apuntarse. Ella lo planteó en casa y a su marido le pareció bien.

Ayer intentaba seguir mi clase de inglés con los ojos enrojecidos cuando le pregunté si se sentía cansada. Ni siquiera pudo abrir la boca. Entonces, me inventé que todo el mundo estaba cansado estos días. Lo dije en inglés, en voz alta, y algunas chicas rieron el comentario. Las más jóvenes estaban distraidas, al final de la fila. A lo suyo.

Cuando terminó la clase me pidió disculpas y me contó que se levantaba cada día a las seis de la mañana para poder estar en el trabajo a las ocho en punto. Por las noches llegaba a las once a casa y apenas tenía tiempo de fregar los cacharros y prepararse la comida para el día siguiente. Su marido no se quejaba de que pasara tanto tiempo fuera, pero no había cambiado ninguna de sus costumbres. Cuando entraba por la puerta de casa, se iba directo al sofá, ponía el televisor y, al principio se preparaba alguna cosa para cenar: un bocadillo normalmente, pero ahora esperaba a Carolina para que ella cocinase algo mejor.

Era de noche. Llevaba desde las once de la mañana en el instituto y salí por la puerta a las ocho y media. Regresé a casa pensando en la suerte que tenía de hacer sustituciones, porque no me quedaba ni un céntimo en la cuenta. Apenas me quedaba una semana en aquel instituto, pero ya no me sentía con la soga al cuello.

En el fondo, pensaba mientras veía las calles de Barcelona a través del vidrio del autobús, me podía considerar orgulloso por haber ayudado a Carolina con su inglés. Eran treinta y cinco en su clase. Para bien o para mal, faltaban siempre una docena de alumnos. De esa veintena, había cinco estudiantes que no me necesitaban, y seis o siete a los que no les importaba un bledo lo que les dijera. Entonces, porque había sido un día largo, me atribuí el mérito de haber sabido distinguir a las Carolinas que bien merecían la pena mis esfuerzos.

Tal vez me estaba regalando el oído con un autohalago de supervivencia. No me hacen gracia ese tipo de mecanismos. En realidad, concluí, lo mejor que había hecho en todo el día era prestar atención a los problemas de Carolina en vez de salir pitando con la carpeta. Por eso le di las gracias. Por haberme transmitido su experiencia vital, una enseñanza más valiosa que todas mis lecciones. Sonreí pese a mi exceso de petulancia.

En la vida, por dramática que se presente, siempre hay momentos para darse un respiro. Y ser consciente de algunas de las imperfecciones me parece tan sensato como sacarse una sonrisa de la cara en cualquier instante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.