Ir al contenido principal

Salid al mundo, hispanistas

Entiendo que el cargo de catedrático universitario pesa. Y si se trata de literatura, más. A un experto en economía con silla en la facultad lo llaman de todas partes, sobre todo de la empresa privada.

Un experto en literatura, digamos castellana, tiene menos recorrido. Se construye una pantalla atemporal en su despacho y, congresos aparte, la verdad es que pasa mucho tiempo a solas, entre el ordenador y la biblioteca.

Por eso supongo que una profesora del prestigio de Rosa Navarro dedica sus últimas publicaciones a ponerle nombre al autor de El Lazarillo de Tormes. Propone a un señor y para justificar el hallazgo lleva a cabo una investigación digna de Arthur Conan Doyle. ¿Cuál es el problema? Pues que la historia y la literatura escapan muchas veces al método científico y para creernos que X escribió El Lazarillo hay que dar por buenas muchas hipótesis con una base cuando menos endeble.

Sin embargo, el panorama literario y, sobre todo, el académico se estremece con cada uno de estos descubrimientos. Al resto de los humanos le da exactamente igual.

Y a mí también. De hecho, me parece una insensatez que nuestros funcionarios metidos a investigadores universitarios se enreden en este tipo de pesquisas, que recuerdan más a bestsellers del tipo El código Da Vinci que a un trabajo de investigación que merezca la pena. Es decir, que sume.

Cómo lograr que la gente se aficione a la lectura; cómo construir una industria editorial seria; rescatar autores olvidados; arrojar luz sobre la literatura contemporánea, tan frágil a merced de los mercados y del monopolio fáctico de los grandes grupos editoriales. Todo lo anterior me importa.

Basta ya de darle vueltas a El Quijote, La Celestina y El libro del buen amor; cerremos el grifo del enésimo homenaje a Calderón; dejémonos de ponerle cara a los escritores de las obras maestras. Sobre este último punto: ¿le resta un ápice de calidad a la obra shakesperiana que ni siquiera se tenga la certeza de que fue William Shakespeare su autor? En absoluto. ¿Qué sabemos con certitud del propio Miguel de Cervantes? Poco, poquísimo.

Es curioso, además, que en esta pérdida de tiempo y de recursos públicos, algunos autores se libren de los detectives de despacho universitario. ¿Saben que es posible que la mitad de las obras de Lope de Vega no sean realmente suyas? ¿Por qué no se insisten en las razonables dudas de que la obra cumbre de Tirso Molina, El burlador de Sevilla, quizá tenga otro padre?

Para difundir la buena literatura no sirve de mucho que los colegios e institutos se cierren en banda a incorporar lecturas atractivas para los jóvenes. Como tampoco ayuda el alto precio de los libros a que la gente lea más, incluso en el caso de los electrónicos. Y, por supuesto, que se publique tanto de tan escasa calidad viene a engordar la nebulosa en la que se ve perdido el lector.

La realidad es que los mejores expertos en literatura castellana de este país se dedican, en su gran mayoría, a darle vueltas al mismo disco de siempre. Tal vez si incorporaran su vasta experiencia al mundo real, en lugar de buscarle familia a los huérfanos de los viejos pliegos, el mundo del libro contaría con un punto de apoyo fundamental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.