viernes, 30 de diciembre de 2011

Balance del año

Para quien le haga ilusión, con todo mi amor.
Aunque algunos no os hayáis fijado, lo único que suele pasar después del 31 de diciembre es que empieza un nuevo dia, que por azar o por capricho, simboliza un año nuevo.

Sin embargo, a la gente le va bien exorcizar sus demonios durante unas horas, incluso unas semanas, y pensar que todo puede mejorar.

Nada que objetar: la voluntad de ir a mejor no puede ser criticable. Si acaso el pretexto se me antoje peregrino, pero eso es lo de menos.

Lo que ya nos os deberíais tragar es esa maniobra barata que realizan los medios de comunicación y de publicidad y que consiste en barrer lo que no interesa debajo de la alfombra y sacarle las costurones a los trapos sucios y viejos que ya tendrían que estar en la lavadora.

Ya que no se puede evitar y que cada uno va a vender el pasado, o sea, 2011, como mejorle vaya para poder asegurarse parte del botín de 2012.

Aquí va mi balance (escueto, porque no tiene mayor importancia):
-Lo mejor del año: el 15-M. La sensación de que la sangre vuelve a bullir por las venas de la gente vilipendiada por un Sistema sin cara ni ojos, pero con las garras manchadas de sangre.
-Lo peor del año: que el Sistema ultracapitalista siga avanzando a pasos de gigante sin hacer caso de la ciudadanía: paro, recortes, corrupción, dictadura (dirigentes puestos a dedo en Italia y Grecia), problemas que ni se han debatido (hambrunas y guerras en el mundo), etc.

En lo personal, me quedo con la gente que me quiere y a la que quiero incluso un poco más. Las experiencias tienen su ración de cal y de arena. Le pido salud a la vida (el nuevo año no creo que sea un interlocutor válido) y que Dios reparta mejor las muchas cosas buenas que hay en este mundo, porque las personas no damos más de sí.

A todo esto, gracias por leer este espacio personal y transferible, y lo mejor para vosotros, ¡incluso para ti!, hoy, mañana y el resto de los días.

4 comentarios:

Sydney Carton dijo...

Es una lástima que el 15-M parezca haberse apagado ligeramente (quizá la palabra sería diluido). Sí que existe esa fuerza vital en la gente, pero, tal y como están las cosas ahora mismo, la única forma de que eso se desborde es haciendo que todo reviente. Lo bueno es que estamos a un pasito de que ocurra.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Sidney, el 15-M parece que se va a quedar en un bluff porque creo que no saben ni quieren organizarse de forma eficiente. Esta muy bien sentarse en una plaza a protestar pero eso no puede ser eterno. Yo espero que todo esto y lo que va a venir en el 2012 sirva para que la gente se conciencie de que vivíamos en El País de las Maravillas en el que con nada se conseguía mucho y lo de la cultura del esfuerzo era cosa de tontos que preferían pasarse cuatro años en una universidad para luego cobrar 1000 euros mientras otros poniendo tochos se llevaban 2.000 al mes, podían conducir un Audi pagándolo a plazos y podía comprarse un piso para después especular con él. Para esos los años venideros van a ser jodidos, para los que ante la pérdida del trabajo hemos vuelto a formarnos y no hemos gastado 10 si cobrábamos 5 pues será más llevadero. Y estoy de acuerdo con David que entre lo mejor del 2011 están las relaciones personales con gente que vas conociendo y a las que merece la pena dedicarles 10 minutitos de vez en cuando a leer sus pequeñas locuras. Feliz 2012. Andrés.

Manuel dijo...

También considero que el 15-M se ha llevado el primer puesto en el 2011, el fervor del pueblo ha dado sin duda los primeros cabezazos para sacudirse el yugo capitalista y como es de esperar el amo no va a impresionarse, o aparentar que lo está, con las primeras reacciones. Tendremos que tener entereza para ganarles terreno, pero todo es empezar, y espero que los movimientos que se preparan para este año se lleven a cabo con mayor vehemencia.

“El que pide con timidez se expone a que le nieguen lo que pide sin convicción”. (Maximilien Robespierre).

Manu.

David, enhorabuena por el blog.

David Navarro dijo...

En este país faltan, como mínimo, 3 partidos grandes. Y todos deberían salir de la gente joven, de la gente del pueblo, de los profesionales en sus trabajos sin lazos con la política.
A mi juicio falta un partido de centro derecha desvinculado de la Iglesia y del Franquismo, una opción de centro izquierda sin nada que ver con el PSOE y un partido de izquierdas nuevo, preferentemente de las bases del 15M.
Gracias por leer el blog, por cierto, que veo que todos sois amigos :-)