Ir al contenido principal

Derrota emocional

Nosotros, que creímos que con la evolución tecnológica, es decir con la inteligencia, teníamos asegurado un período largo de paz, hemos dado la espalda a la realidad de un mundo en guerra que, independientemente de que aparezca en televisión o no, se acribilla cada día.

También hemos ignorado inconscientemente que las dos guerras mundiales se produjeron en plena efervescencia del conocimiento: el telégrafo, la radio, el teléfono, la televisión, la penicilina, etc.

Ahora nos atacan desde la inteligencia con embustes de calado mundial, porque emocionalmente el ser humano ha perdido la batalla.
Nuestros abuelos vivieron una guerra y una durísima posguerra. Muchos de nuestros padres crecieron en el corsé de una dictadura y los que tenemos menos de cuarenta años hemos crecido pensando que siempre viviríamos en paz.

En lugar de armarnos de humanidad, preferimos estudiar para acabar trabajando y consumiendo. Cada vez más.

Mientras, la gran mayoría del mundo sufría todo tipo de calamidades, pero todo sucedía muy lejos. Y cuando sentimos la amargura del terrorismo en nuestras fronteras, respondimos con odio. El tipo de odio que se pueden permitir los que se sienten fuertes. Los nuestros nos protegerían siempre.

Ahora los nuestros están a punto de devorarnos. Grecia se desangra y a España le espera un camino de penurias por culpa, entre otras cosas, de un sistema tan sofisticado como caníbal.

Me preocupa que un ente tan poderoso como la Iglesia que basa todo su poderío en el sentimiento religioso sólo se preocupe por mantenerse en la cúspide. Por eso, en lugar de detener guerras y movilizar a la gente para que nadie abuse de ellos en nombre del capitalismo, se dedican a intrigar para marginar a los homosexuales, a las mujeres que desean abortar y a los que creemos en una educación laica.

La derrota emocional es la derrota del ser humano. La inteligencia sin la guía de unos valores humanitarios sólo puede desembocar en la ley de la jungla. Y por ese camino vamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.