lunes, 24 de enero de 2011

En la colmena

Hace la tira de años Camilo José Cela retrataba la sociedad del Madrid de los años cuarenta como una colmena compuesta por celdas que, a pesar de estar intercomunicadas, se convertían en la cárcel de sus moradores.

Setenta años después, alguien podría escribir un libro similar sobre nuestro tiempo. Quizá, como le ocurrió al propio Cela, los escritores consagrados se han perdido en la inmensidad de su lujosa celda. Los que empezamos tenemos miedo a desentonar y, al mismo tiempo, queremos llamar la atención logrando un imposible equilibrio entre nuestra singularidad y los cauces bien definidos de lo que se escribe ahora.

2 comentarios:

Enric Draven dijo...

Queremos ser distintos, queremos ser frescos, fresh, algo que suena guai, un poco yankee, y que tenga derechos de imagen para venderlos a hollywood, no?

todo cambia!

Enric

David Navarro dijo...

Supongo que lo interesante sería lograr ser nosotros mismos y transmitirlo de forma interesante.
Lo demás seguramente son modas y técnicas de mercado para otro tipo de personas que me superan en ese tipo de inteligencia.