Ir al contenido principal

Refundar España para escuchar a Catalunya

Tuve la oportunidad de ver a los catalanes que defendían el derecho a decidir, clamaban por la independencia, manifestaban su desapego a la idea de España o todo lo anterior y, por lo que vi, era gente pacífica. Había más hastío que violencia en sus rostros. También esperanza y ciertos arranques de alegría, casi frenesí, ante la visión de un grupo unido por unas mismas ideas (más o menos).

Por otra parte, escucho y leo que para el día de la Hispanidad algunos de los que van a celebrar el día de España en Barcelona pertenecen a grupos neofranquistas o neonazis, falangistas y violentos o todo lo anterior. Su idea es liarla e imponer unas ideas que sabemos dónde empiezan, pero ni ellos mismos han confesado dónde quieren acabar. Para conseguir montarla bien gorda vendrán de varios lugares de España y tratarán de hacer ruido, y espero que no haya nueces.


En realidad, no harán nada más que pasearse por su adorado Castillo de Montjuïc, porque las autoridades los van a marcar muy de cerca. Sin embargo, queda la amenaza.

Por otra parte, un grupo de asociaciones bajo el lema Catalunya tal cual defiende la opción de ser catalanes y españoles al mismo tiempo, iniciativa a la que se unirán, si no cambian su agenda de nuevo, los partidos PP, Ciutadans y UPyD. Este movimiento ha hecho un llamamiento para que los falangistas y demás violentos se abstengan de acudir a la Plaça de Catalunya el día 12. Me temo, sin embargo, que con declaraciones como ésta consigan que los catalanes crean en su neutralidad. 

Existe, paralelamente, un numeroso grupo de españoles que no sienten la necesidad de sacar banderas españolas y mucho menos anticonstitucionales, que el día 12 de octubre lo tomarán como un festivo más. El hecho de que este año cae sábado, además, le restará importancia como día extra excepto a los que tienen la (mala) fortuna de trabajar el sexto día de la semana.

La mayoría de los españoles está a gusto en su país, pero no es un tema que le quite el sueño. También es verdad que la sensación de que status quo durará infinitamente hace desatender obligaciones y deberes como aquella pareja de enamorados que tras treinta año de convivencia apenas se prodiga en mimos y gestos de cariño.

La realidad de este país es la misma que la de otros muchos del primer mundo: a la ciudadanía se la suda casi todo. Excepto ataques directos a su integridad personal o familiar, la mayoría de gente se concentra en salir adelante conforme dictan las costumbres sociales del momento y lugar.

Llama la atención en este contexto de apatía, que más de un millón de catalanes se molesten en sacar cada día a la palestra la necesidad de independizarse de España. Llama la atención que salgan a la calle a la mínima que puedan y realicen manifestaciones pacíficas en un noventa y nueve por ciento de los casos.

Sin embargo, los que asumen la responsabilidad y el papel de reivindicar la españolidad del conjunto del territorio del estado actúan con otras armas. Son una minoría agresiva y aunque están dirigidos en la sombra por los grupos que día a día los retroalimentan, al final se quedan solos haciendo el ridículo con sus testas rapadas y su simbología insultante de cariz fascistoide.

Desde luego, si lo que quieren hacer es representar a España, como mucho se están desprestigiando a ellos mismos y a los medios de comunicación y poderes que tiran la piedra y esconden la mano.

Lo único que aportan a España es una imagen que cunde mucho en Catalunya últimamente, es la de un país bárbaro, dictatorial y pendenciero.

Considero que España es otra cosa, pero visto que los que se empeñan en reivindicarse como verdaderos paladines de la españolidad lo están haciendo horriblemente mal y, en cambio, los catalanistas lo están haciendo muy bien, hay que plantearse qué es España y quiénes la representan en realidad.


Creo que es hora de que la idea de España se lleve a un debate nacional donde todas las partes, desde luego los partidos políticos, pero también la Iglesia, los medios de comunicación y las organizaciones de ciudadanos, reformulen la idea de España para que, al menos, si quieren reivindicar su país se atrevan a desmarcarse para siempre de forajidos postfranquistas y niñatos que adoran a Hitler.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.