jueves, 3 de mayo de 2012

10 días para desaparecer

Dicen que es de cobardes. Será así. De toda maneras, a mí me gustaría vivir fuera del tiempo y del espacio actual. Una especie de retiro momentáneo. Pero radical: sin contacto alguno con los demás.

Por suerte comprendo el nivel de egoísmo que encarna este deseo. Además, estoy demasiado atado emocionalmente a una decena de personas que me importan sobre todas las demás, sobre todas las cosas, sobre mí mismo.

Quizá este deseo nunca cristalice. Y quizá sea lo mejor. Puede que negocie los permisos y el dinero para diez días. Únicamente diez días de mi vida. ¿Algún candidato para explicárselo a mi madre? No os lo recomiendo.

Os dejo un tema demoledor de uno de los pocos genios de la música que quedan vivos (habrá más, pero tendrán que demostrarlo). Habla del deseo de esfumarse, evaporarse, desaparecer... y el genio es Elvis Costello.


Se agradecen sugerencias de lugares económicos en los que perderse 10 días. No me importa que sean religiosos mientras no me obliguen a participar de sus ritos.

2 comentarios:

Majo dijo...

Uy! pues te largarías y, como el "actor" seguiría siendo el mismo, seguramente te sentirías exactamente igual.

Por mi experiencia pienso que, más que pensar en Ítacas que solo existen en el bonito mundo de los ideales y utopías, se trata de escaparse hacia uno mismo, pero dentro muy dentro... ¿me explico? :)

Por cierto, Silvio tiene una canción preciosa sobre este tema ("Soltar todo y largarse")

Saludetes!

David Navarro dijo...

Te explicas perfectamente. Gracias por la canción y por el comentario :-)