Ir al contenido principal

Que se maten a trabajar ellos

¿Cómo conciliar las ideas marxistas con el capitalismo salvaje que está presente en todo el mundo? Se me ocurre una primera idea: un esbozo, apenas. A ver qué os parece.

Puesto que es legítimo que haya gente que aspire a ascender en su trabajo hasta lo más alto (otro tema sería reflexionar sobre dónde está esa cima y cuánta gente tiene acceso real), e incluso hay quien aspira a liarse con cuanto/as topmodels pueda, o pilotar un yate, etc. no veo ninguna razón para cortarles el acceso a ese tipo de ilusiones, por más frívolas que me parezcan.

Por otro lado, ya que somos muchos los que querríamos vivir una vida tranquila, sin ansiolíticos ni curas de estrés, y que situamos nuestras metas en otras esferas que no sean acaparar dinero y poder. También veo lógico que nos dejen aspirar a nuestros sueños.

Si además, tenemos en cuenta los excedentes de comida en Occidente y la posibilidad real de que coexistan con nosotros, los que necesitamos poco, las personas a las que no les importa vivir pegados a un móvil con WiFi y trabajar 12 horas diarias hasta los 70 años con tal de que la empresa les regale un jamón de bellota por Navidades; tampoco veo incongruencia alguna en que inauguremos un nuevo mundo sin bloques ni bandos ni telones de acero.

Es muy simple: yo renuncio al poder, al yate, a las vacaciones en un resort de lujo en la quinta puñeta. Me conformo con una vivienda, comida y un trabajo que me satisfaga, y de esa manera aspiro a tener el tiempo suficiente para cuidar de los míos y de mí mismo.

Lo malo es que me da la sensación de que los jefes (e incluso los sirvientes) del capitalismo van a querer que me hunda con ellos en su vida de aparente sotisficación, pero deshumanizada y vacía. Habrá muchos porqués, pero uno destaca sobre todos: el capitalismo necesita peones, carne de cañón, para que los caballos, alfiles y torres se caigan del tablero malgastando toda una vida pensando que podrán ser el rey o la reina.

pd: Es muy probable que mi ignorancia me haya llevado a proclamar como mía una idea que lleve 50 años circulando. Si es así, agradeceré información bibliográfica para aprender un poco más.

Comentarios

JESUS ha dicho que…
Me apunto a este comunismo real, aunque pienso que ni siquiera esa vida conformista sencilla está accesible, pues al capitalismo le interesan los extremos de personas muy ricas ó muy pobres. Se han cargado la clase media y si no quieres pertenecer al grupo de los muy pobres tienes que hipotecarte hasta el cuello para seguir la marea en la que nadamos rodeados de consumismo innecesario, apariencias e hipocresía.
David Navarro ha dicho que…
Está claro que no vamos a cambiar el mundo ni a moverlo de su órbita ni un solo grado.
Pero se pueden hacer pequeños cambios. Yo creo en la concienciación, uno por uno, de que merecemos una vida mejor, de que hay gente que las está pasando canutas por capricho de nuestros mandamases y de que estamos mandando a la Tierra al garete cada segundo que pase.
De paso, nos están aniquilando los ideales. Algún día escribiré sobre la comidilla que está de moda "da igual la izquierda que la derecha". Eso es precisamente lo que quieren que pensemos, porque si da igual, es decir, si le quitas el plus de ilusión y de utopía a la izquierda, ¿en qué se queda? En nada.
JESUS ha dicho que…
Es cierto que reina la desilusión y yo diría más, el desencanto. No es lo mismo la derecha con sus ideales conservadores, inamovibles, despóticos que parecen cerrojos para el progreso y la revolución social, que la izquierda con sus ideas de mejora social y participación popular. Pero el desencanto llega cuando las promesas de la izquierda se diluyen y se convierten en tópicos y metas oníricas, porque los mismos que nos hicieron soñar nos despiertan repentinamente con realidades todavía más espantosas que las que ya nos ha tocado vivir. Nos han robado la juventud y ahora nos están robando la madurez y la vejez. Ahora nos jubilaremos a los 67 años para pasar del mundo laboral, al mundo mortal y así no pasar por caja, y si alguien sobrevive, lo hará con el sueldo de un peón que le hará malvivir por siempre jamás. No sé si la solución es ir más hacia la izquierda ó volver a la derecha porque el centro es por donde nos la cuelan. No es lo mismo derecha que izquierda pero si políticos actuales de derecha y políticos actuales de izquierda. Quizá el secreto esté en encontrar los políticos correctos que sean fieles a sus ideales.

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.