domingo, 31 de octubre de 2010

Que se maten a trabajar ellos

¿Cómo conciliar las ideas marxistas con el capitalismo salvaje que está presente en todo el mundo? Se me ocurre una primera idea: un esbozo, apenas. A ver qué os parece.

Puesto que es legítimo que haya gente que aspire a ascender en su trabajo hasta lo más alto (otro tema sería reflexionar sobre dónde está esa cima y cuánta gente tiene acceso real), e incluso hay quien aspira a liarse con cuanto/as topmodels pueda, o pilotar un yate, etc. no veo ninguna razón para cortarles el acceso a ese tipo de ilusiones, por más frívolas que me parezcan.

Por otro lado, ya que somos muchos los que querríamos vivir una vida tranquila, sin ansiolíticos ni curas de estrés, y que situamos nuestras metas en otras esferas que no sean acaparar dinero y poder. También veo lógico que nos dejen aspirar a nuestros sueños.

Si además, tenemos en cuenta los excedentes de comida en Occidente y la posibilidad real de que coexistan con nosotros, los que necesitamos poco, las personas a las que no les importa vivir pegados a un móvil con WiFi y trabajar 12 horas diarias hasta los 70 años con tal de que la empresa les regale un jamón de bellota por Navidades; tampoco veo incongruencia alguna en que inauguremos un nuevo mundo sin bloques ni bandos ni telones de acero.

Es muy simple: yo renuncio al poder, al yate, a las vacaciones en un resort de lujo en la quinta puñeta. Me conformo con una vivienda, comida y un trabajo que me satisfaga, y de esa manera aspiro a tener el tiempo suficiente para cuidar de los míos y de mí mismo.

Lo malo es que me da la sensación de que los jefes (e incluso los sirvientes) del capitalismo van a querer que me hunda con ellos en su vida de aparente sotisficación, pero deshumanizada y vacía. Habrá muchos porqués, pero uno destaca sobre todos: el capitalismo necesita peones, carne de cañón, para que los caballos, alfiles y torres se caigan del tablero malgastando toda una vida pensando que podrán ser el rey o la reina.

pd: Es muy probable que mi ignorancia me haya llevado a proclamar como mía una idea que lleve 50 años circulando. Si es así, agradeceré información bibliográfica para aprender un poco más.

3 comentarios:

JESUS dijo...

Me apunto a este comunismo real, aunque pienso que ni siquiera esa vida conformista sencilla está accesible, pues al capitalismo le interesan los extremos de personas muy ricas ó muy pobres. Se han cargado la clase media y si no quieres pertenecer al grupo de los muy pobres tienes que hipotecarte hasta el cuello para seguir la marea en la que nadamos rodeados de consumismo innecesario, apariencias e hipocresía.

David Navarro dijo...

Está claro que no vamos a cambiar el mundo ni a moverlo de su órbita ni un solo grado.
Pero se pueden hacer pequeños cambios. Yo creo en la concienciación, uno por uno, de que merecemos una vida mejor, de que hay gente que las está pasando canutas por capricho de nuestros mandamases y de que estamos mandando a la Tierra al garete cada segundo que pase.
De paso, nos están aniquilando los ideales. Algún día escribiré sobre la comidilla que está de moda "da igual la izquierda que la derecha". Eso es precisamente lo que quieren que pensemos, porque si da igual, es decir, si le quitas el plus de ilusión y de utopía a la izquierda, ¿en qué se queda? En nada.

JESUS dijo...

Es cierto que reina la desilusión y yo diría más, el desencanto. No es lo mismo la derecha con sus ideales conservadores, inamovibles, despóticos que parecen cerrojos para el progreso y la revolución social, que la izquierda con sus ideas de mejora social y participación popular. Pero el desencanto llega cuando las promesas de la izquierda se diluyen y se convierten en tópicos y metas oníricas, porque los mismos que nos hicieron soñar nos despiertan repentinamente con realidades todavía más espantosas que las que ya nos ha tocado vivir. Nos han robado la juventud y ahora nos están robando la madurez y la vejez. Ahora nos jubilaremos a los 67 años para pasar del mundo laboral, al mundo mortal y así no pasar por caja, y si alguien sobrevive, lo hará con el sueldo de un peón que le hará malvivir por siempre jamás. No sé si la solución es ir más hacia la izquierda ó volver a la derecha porque el centro es por donde nos la cuelan. No es lo mismo derecha que izquierda pero si políticos actuales de derecha y políticos actuales de izquierda. Quizá el secreto esté en encontrar los políticos correctos que sean fieles a sus ideales.