Ir al contenido principal

Cómo no ser Unamuno

No sé qué ocurre con las biografías, pero no suelen satisfacer a nadie. A los muertos está feo dedicarles un libro a no ser que se les ensalce; si el homenajeado vive, el asunto se complica. En este caso, en la obra del matrimonio Rabaté sobre Unamuno, la dificultad aumenta porque se está retratando a un pensador y escritor inmortal.

Es cierto que sobre el legado intelectual del bilbaíno se ha escrito demasiado y, tal vez, con demasiada pasión porque para escribir sobre don Miguel hay que conocerlo, y si se le llega a conocer se le admira o se le odia. Si acaso, el interés de Miguel de Unamuno. Biografía (Taurus) reside en traspasar el muro que separa al genio de la persona.

¿Qué tenía Miguel de Unamuno de característico como ser humano? A esta pregunta el libro parece acercarse en diferentes pasajes, pero al final, siempre se impone la aproximación a su obra intelectual y a ciertas vicisitudes de su carrera de ascenso al rectorado, destierro y posterior regreso a su ciudad de adopción, titubeo con el fascismo incluido.

De las intimidades del hombre poco sabremos cuando terminemos con la lectura de este voluminoso libro. En cualquier caso, las citas del autor y algunas anécdotas bien narradas y mejor documentadas hacen que el recorrido cronológico se haga ameno incluso para los que conocen poco a Miguel de Unamuno.

Sin embargo, a pesar del valioso ejercicio documental, uno acaba echando de menos entender a la persona que se oculta tras el mito. Quizá porque, a Unamuno, como autor, es imposible conocerlo del todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.