Ir al contenido principal

Arturo, ese gilipollas tan admirado en el país de los desatinos

Arturo Pérez-Reverte sólo ha escrito un libro decente en su vida, El pintor de batallas. Lo demás está a la altura de un Vázquez Figueroa en ayunas.

Lo que sí que ha hecho don Arturo es utilizar los diarios como escupidera, de modo que el lector ingenuo acaba tragándose la bilis de un tipo, que por muchos libros que venda, presenta las maneras de un matón de pueblo en cada columna que escupe.

Insulta y menosprecia a sus acreedores y tiene la cobardía de hacer ostentación de un repertorio de tacos y exabruptos que él mismo no se atreve a introducir en sus libros. ¿O es que se los escriben como al asqueroso Sánchez Dragó (el que se jacta de practicar la pederastia)?

Mal bicho debe de ser este periodista de sucesos enchufado a la RAE por algún interés mediático. Desde que le dieron la letra de las narices, Pérez-Reverte aspira a convertirse en el progre más gilipollas del escaparate intelectual, con permiso de su siamés, don Juan Manuel de Prada, que hace lo mismo, pero desde el lateral derecho.

Que no se equivoque la Ministra de Cultura; lo de menos es que critique a Moratinos. Lo grave son las formas: una patada en la boca de todos sus aduladores y a su propio ejercicio literario y periodístico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.