Ir al contenido principal

¿Qué le pasa a un hombre después de los 35?

Pues depende. Los machos dominantes se apuntan a un gimnasio, se rapan la cabeza, se depilan las cejas y resurgen de las cenizas. Si han perdido la admiración de sus parejas, la recuperan; y si se les pone a tiro una pieza joven y esbelta como una gacela, ahí que van. ¿Y todos los demás?

Los demás, que hemos soportado con estoicismo el bajón físico y, de alguna manera, nos hemos resignado a ver un tipo con entradas y barriguita después de la ducha, quedamos a merced de los elementos.

El hombre hetero del montón, con el que me identifico, está expuesto a cualquier cambio en la dirección de los vientos.

Si hemos tenido hijos, nos tendremos que esforzar en trabajar mucho y en repartir el cariño a partes iguales entre la descendencia y nuestra pareja. Cualquier descomenpensación por arriba o por abajo nos hará pasar por adictos al trabajo, clones de Hommer Simpson, malos amantes o padres consentidores.

Si no tenemos hijos, el reloj biológico se ubicará entre la tele de plasma y el mando de la Wii con forma de Big Ben y nos dará la campanada cada vez que se nos ocurra un plan para el fin de semana o la compra del último gadget.

En el caso de los solteros, quizá sea el momento de analizar por qué los ligues han ido de más a menos, hasta el punto que en las discotecas nos juntamos con jóvenes a los que aburrimos con batallitas y ni siquiera las viejas lobas (con cariño a estos personajes clásicos de la noche) nos lanzan un aullido. Puede que, incluso, sea necesario poner en cuestión nuestra orientación sexual.

Los 35 años para un hombre, digamos la verdad, son jodidos. Es el momento de elegir. O nos lanzamos a una vida loca repleta de aventuras (e infortunios), o damos una alegría a la familia formando una familia nuclear y acertando a la primera con la parejita. Lo que siempre saldrá mal, aunque es una opción legítima, será quedarnos en el limbo de la negación del compromiso sin tampoco atrevernos a soltarnos la melena (o hacernos un implante).

Si optamos por esa malísima tercera opción, podemos inventarnos que nos gusta vivir solos, que nos encanta nuestro trabajo, que somos selectivos con las parejas o que hemos dedicado nuestro futuro a coleccionar palillos de dientes.

Todo, menos engañarnos a nosotros mismos. Eso, os lo aseguro, siempre acaba mal.

Comentarios

JESUS ha dicho que…
Creo que has dado en el clavo y me identifico con todo lo que has dicho. La verdad es que a parte de escribir bien, eres un clarividente, ya que posiblemente tiene unas grandes dotes de observación y siendo un poco cabrón yo diría que de autoanálisis, jajaja. De cualquier forma, yo me invento que vivo mejor solo, sin responsabilidades, sin el estereotípico modo de vida familiar impuesto durante años, lo que me hace liberal y en cierta manera autosuficiente y genuino. Además me lo creo que es lo peor, jajajaja.Yo tampoco tengo abuelas. Un abrazo nen
David Navarro ha dicho que…
Estoy seguro de que lo dices convencido. Supongo que hay gente que, simplemente, no puede vivir sola. O sea, que ni siquiera se convierte en una opción. Creo que me incluyo en ese grupo, aunque a todo se acostumbra a uno.
Mateo ha dicho que…
Me has retratado David

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.