Ir al contenido principal

Detresentrés: críticas urgentes para gente rápida (Gravity, Rush y Prisioneros)

Gravity: a simple vista, una película de pocos personajes envueltos en un diálogo con muchos silencios. Sobre todo, el fruto de un guión sin estrabismos que, pese a su aparente simplicidad (o por eso mismo), funciona como un reloj. La apariencia de la sencillez de la propuesta oculta un rodaje ultracomplicado. Los efectos lo son todo, pero cada uno de ellos es necesario para crear un ambiente opresivo en el que el espacio (como lugar y como Universo) y el tiempo crean la tensión mientras que los actores, a menudo dos (disculpa la imprecisión, pero no quiero caer en el “spoiler”), luchan por la supervivencia (por la propia, por la ajena y, por momentos, parece que de la especie). Es por ello que la tecnología punta y los instintos atávicos casan a la perfección.

Lástima que la música rompa el silencio de un cosmos en paz, pero Alfonso Cuarón, que en esta película se arriesga mucho, no quiere apostar ni un milímetro de la tensión para conseguir su propósito: mantener al espectador pegado a la pantalla. Y lo consigue.

En el apartado técnico y de momento, los especialistas de la NASA sólo han objetado el movimiento de los cabellos sin gravedad a una película a la que se le pueden reprochar pocas cosas, sobre todo si se disfruta en 3D (si acaso que la propia tecnología en 3 dimensiones y las gafas usadas hacen que se oscurezca la imagen).

En conclusión, Gravity es única porque podría haber caído en el esteticismo hueco, al igual que podría haberse convertido en una serie de diálogos filosóficos a cuenta de la existencia humana en medio del todo o la nada.

 Algunos pensarán que el final es previsible y que Cuarón podría haber rodado algo más trascendente en lugar de una película altamente entretenida y tensa, al tiempo claustrofóbica y agorafóbica. Quizá el director y coguionista, junto a su hermano, crea que la filosofía debe desarrollarse en el cerebro del espectador. Él ya le ha proporcionado la emoción y la belleza.

Rush: sería un tópico insistir en que no hace falta ser aficionado a las carreras de Fórmula 1 para disfrutar de este espectáculo, que de por sí ya son las imágenes de los bólidos.


La imagen granulada, en según qué salas parece pixelada, dan la apariencia de unos años setenta que se complementan con la ropa y los peinados de los actores y de los muchos figurantes. No es el punto fuerte de este film, sobre todo las caracterizaciones de los dos actores que encarnan a Hunt y Lauda.

Se trata de un duelo, pero no es un western camuflado. Es una historia compleja de dos seres humanos unidos por su pasión por el motor, pero con variantes muy importantes. Uno quiere vivirse la vida a tragos; el otro aspira a la gloria. Los dos, para mirar a la cara de la muerte en cada carrera, han de estar necesariamente locos. Tan locos como cada uno de nosotros.

Los saltos en el tiempo resultan fundamentales para no estropear la fiesta a quienes conocen la historia del duelo. También aportan un plus de variedad a lo que en otro guión podría haberse convertido en una sucesión de carreras con pausas dramáticas.

Aquí, manda el drama personal de los protagonistas y durante los fragmentos de las carreras filmadas el director, Ron Howard, no subraya ni anticipa de ninguna manera lo que puede suceder, excepto en una ocasión. Recomendable a pesar del lastre de los recursos para hacer pasar por vieja una película de 2013.

Prisioneros: tiene todo lo que tendría que tener una película de Hitchcock excepto la mesura. El misterio de la película es, más que nunca, una excusa para que los 146 minutos de la propuesta pasen rápidos, sobre todo en la segunda mitad.

De nuevo, como comentaba sobre Gravity, el guión funciona y son pocas las fisuras que se detectan, si acaso la mayoría giran en torno a la segunda familia implicada en el secuestro de una de las niñas. De escasa entidad dramática, están, pero no están, y sin duda contribuyen a alargar el metraje. Es de suponer que el guionista no quería que comparasen su trabajo con demasiados antecedentes de la lucha personal de un padre, como en Rescate o Adiós, pequeña, adiós, pero sobre todo evitaba a toda costa las comparaciones con el caso Madeleine.


En otras palabras, Prisioneros quiere ser original con un relato policial al uso en el que el representante de las fuerzas del orden y el padre de una de las niñas desaparecidas son los verdaderos antagonistas.

En la película, la transformación interna del protagonista resulta el verdadero motivo y la excelente interpretación de Jake Gyllenhaal como inspector del caso contrarresta el sólido personaje de Hugh Jackman, que no su trabajo en el film, que es simplemente aceptable, pero lejos de la excelencia de Gyllenhaal.

Los trucos de guión son necesarios para que llegue el desenlace imprevisto, pues la trama criminal está tan bien armada y hermética , merced a un principal sospechoso retrasado mental que apenas habla, que de no ser por alguna concesión (desafiando la verosimilitud) podría haber durado dos horas más.

En cualquier caso, se trata de un thriller complejo, que no tira del género negro aunque la interpretación de Gyllenhaal huele a Bogart por todos los costados, que coquetea con los films de terror, pero sin cruzar la línea y que, además, no abusa de los tópicos de las películas de acción (pocas fantasmadas para lo que se suele ver en el cine de presupuesto similar con policías y malhechores de por medio).

En síntesis, Prisioneros es un drama épico que pone a prueba los valores del ser humano frente a la adversidad. Y ahí triunfa la propuesta del director de la notable Incendies. Además, consigue que no pestañees durante casi dos horas y media.

De haberla dirigido Scorsese, una obra maestra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.