miércoles, 6 de febrero de 2013

Jugar con fuego y dinamita


Acabará ocurriendo: a alguien se le van a cruzar los cables y va a cometer una tontería contra alguno de los muchos corruptos que ocupan cargos públicos y nos toman el pelo cada día sin dejar su puesto ni responder ante la Justicia.

Hacen mal los jueces en otorgar trato de favor a los poderosos. Si en lugar de un civil, es a un militar a quien se le obtura el cerebelo, puede convencer a otros sobre los que tenga influencia o que estén por debajo en la cadena de mando.

Hace muy mal los partidos políticos históricos en conformarse pensando que la gente tiene miedo a mirar hacia otras opciones políticas. En Catalunya tienen un buen ejemplo con la CUP. En España, UPyD suma a costa de los errores de los demás. Incluso IU vive una segunda juventud.

No creo que se dé una ola de agitación social capaz de darle la vuelta al Sistema. Estamos demasiado ocupados en elegir entre Domio, Nike o Adidas y Bikkembergs (ya hablaré de esta trilogía9. Tenemos que sacar el dinero de donde sea para aumentar las pulgadas de la televisión. Hay que salir de viaje y llegar más lejos que nadie. O pagar una millonada por una vivienda digna. Tampoco es que todo el mundo se dedique al consumismo. Aunque quien más o quien menos está en el ajo. Y es un poco triste.

Una vez alguien se me enfadaba porque le aconsejaba leer. ¿Y por qué voy a leer?, me decía cargado de razón. Yo hago otras cosas. Efectivamente. Leer no es la panacea. Conozco gente que devora libros, pero al tuntún, sin criterio ninguno, como mero pasatiempo.

Comprar todo lo último en tecnología y ropa condiciona nuestras vidas. No es lo que haces, sino lo que dejas de hacer. Además, la inversión tiene un precio: trabajo duro y a callar.

Todos somos cómplices de lo que ocurre. Ya hemos superado a varias generaciones que se desarrollaron al margen del mundo, sin acceso a estudios, sin consumir más que las migajas que le servía un régimen dictatorial, meapilas y sin ninguna justificación legal ni ética.

Si los que presumen de liderar la sociedad siguen fomentando la corrupción consentida, prenderá la mecha y no sabemos si nos explotarán tracas de Valencia o goma-2 de los viejos malos tiempos.

 

1 comentario:

doctor galigari dijo...

Me da más miedo pensar que lo que acabe gobernando España sea un Amancio Ortega o un Emilio Botín de turno, o cualquier otro Berlusconi a la española. Aunque también pienso que esos no salen porque ya les dan suficiente tajada los propios partidos mayoritarios. Al final ellos ganan y no les hace falta mandar, usan sus títeres cual marioneta de feria, y nunca lo sabremos.

Ahora, ardua tarea es la de convencer a la gente de lo bueno y enriquecedor que puede ser leer. Ser críticos y darle el justo valor a las cosas materiales. O digo más, dedicarse a estudiar algo en profundidad y tener como fin el conocimiento. La publicidad y el marketing hace tiempo que ganaron la partida y picamos con facilidad. Yo puedo hablar mucho, pero luego caigo en el vicio de la tecnología como cualquiera. Me jode pero es así.
Quizá no explote nada porque tengamos lo que nos merecemos. Ojalá me equivoque.