Ir al contenido principal

De secundaria a primaria sin pasar por el psiquiatra (memorias de un sustituto, volumen 213)

Héme aquí, tan de repente, cambiado de profesor de inglés para mozalbetes de hasta 18 años a maestro multiusos para infantes.

¿Por qué? Pues porque dejé la opción marcada "disponibilidad para primaria" y tuve la suerte (discutible) de quedarme con una sustitución en un colegio. Yo, que tenía experiencia en clases de inglés para adolescentes y adultos, que tengo muchas tablas en el mundo editorial y la escritura creativa, que no tengo ni idea de cómo tratar a una criatura de, digamos, 8 añitos.

Como el hambre aprieta, accedo a tomar posesión. Y enseguida noto que el trabajo sin descanso no sólo no da un fruto tangible, sino que provoca molestias a distancia. Es decir, en las familias, que o me han puesto una cámara, o tienen el don de la invisibilidad y se filtran en mis clases.

Si pongo deberes, los pongo en demasía.

Si los corrijo oralmente, es que no me los miro.

Si no les pongo deberes, es que paso de todo.

Si utilizo ironías, me burlo de los niños.

Si en lugar de tirar de humor, reacciono a los insultos y agresiones entre críos con gritos de indignación, soy un malhumorado.

Además, por los pasillos, me advierte alguien del equipo directivo que dicen los compañeros que esto, porque se han quejado los padres de lo otro, y los niños añaden verdad y fantasía y la espolvorean en cualquier plaza en la que se les pide (o no) torear.

Al final, llega uno derrotado a casa, como la mujer maltratada, como el perro apaleado cuando le devuelve el palo al dueño que ahora no quiere jugar sino quitárselo de encima.

Mal. Se pasa mal, y no siempre porque uno se lo merezca o no quiera mejorar.

El Sistema que pone licenciados y graduados en los puestos de los maestros y la incomprensión de la gente hacia los que hacemos lo que podemos, sin saber del todo lo imperfectos que somos, provoca mucho sufrimiento.

Calibrar la educación primaria y secundaria como si fueran la segunda y primera división de un mismo deporte es una rémora en sí y, la causa, por ejemplo, de que un licenciado pueda jugar en secundaria o en primaria, y un maestro sólo en primaria. Sólo que exista esta posibilidad en la adjudicación de plazas demuestra que hay alguien en los departamentos de educación que no tiene ni idea de a lo que está jugando.

Porque una cosa muy diferente es que a un especialista de inglés de secundaria le mandaran a hacer sólo inglés en primaria. Ya de por sí un cambio mayúsculo. Sin embargo, esto no acaba ahí: este especialista acaba impartiendo materias tan dispares como Lengua, Matemáticas, Sociales, etc. y lo que haga falta y, para colmo, le asignan la tutoría de niños sobre los que no sabe nada (en cuanto a niños, no me refiero a ellos como personas, que ya se sobreentiende que tampoco).

Un desastre, en fin, en el que el licenciado se siente abrumado por las exigencias, entiende las protestas, pero también quisiera ver un poco de comprensión y humanidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.