Ir al contenido principal

Monarquía o República... la disyuntiva insultante

Genial alegoría de la realidad CENSURADA.
En un país libre y democrático no habría lugar a dudas. ¿Cuál de los dos sistemas te permite elegir al que consideras mejor Jefe del Estado?

Decisión tomada.

Ergo, fuera la Monarquía.

Sin embargo, España es un estado, no me canso de repetirlo, deficiente en muchos aspectos.

La incultura tapada, la que no sale en las encuestas, es de tal índole que desvirtúa cualquier consulta popular y engrandece debates innecesarios como éste.


Un sistema monárquico en el siglo XXI sólo puede sustentarse por motivos personalistas. Esto es, la Familia Real, dado que se dedica en cuerpo y alma a representar a su pueblo, debería ser la más preparada del Estado para defender los intereses de la nación.

En términos democráticos, la Monarquía, puesto que se trata de un sistema de castas y que, además, goza de privilegios con respecto al resto de los ciudadanos, no puede tener defensa posible.

Por eso, el único debate abierto se centra en las personas. En el caso de los Borbones, el Rey Juan Carlos I ha superado toda las líneas rojas éticas. Y su familia está descompuesta por todos los bandos, incluyendo un grave caso de corrupción. Por lo tanto, nadie en su sano juicio puede decir que un rey que abdica tras haber decepcionado a sus más firmes defensores tenga algún derecho para designar sucesores.

Además, está la duda razonable: si la censura llega hasta hoy día prohibiendo la portada de una revista humorística, ¿qué nos queda por saber de Juan Carlos I y de su hijo? ¿Qué más sorpresas nos aguardan? La Monarquía se alimenta de la censura a la libertad de expresión para no deteriorar su imagen. El precio que tiene que pagar es que el ciudadano desconfíe de la institución.

Una vez agotada la única posibilidad racional de optar por una Monarquía, sólo queda el rescoldo romántico, la adhesión interesada y la ignorancia de un alto grupo de españoles que no contrasta informaciones y ni tan sólo se informa (ni lee).

Por tanto, la República, más que preferible o, si se quiere, mejor que la otra opción, resulta inevitable si seguimos pensando que en España el Estado de Derecho y la Democracia son más importantes que cualquier preferencia personal.

Me gustaría leer razones argumentadas para defender la Monarquía más allá de la posibilidad de que politicuchos como Aznar puedan llegar a Jefes de Estado. Esto no es un argumento. Esto es un ataque claro a la validez de la democracia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.