Ir al contenido principal

Luchar sí, pero vamos a reivindicar los derechos vitales

Desde el respeto a todo el mundo. 

Me gusta la idea de poder votar si queremos rey o no. Estoy a favor del dret a decidir en Catalunya, claro. No me parece de recibo que echen a patadas a los okupas de un centro cultural. Ni me agrada que en un barrio de Burgos hagan parkings para que ganen dinero unos cuantos en contra de los vecinos. 

Sin embargo, no voy a ir esta tarde a ninguna plaza a hacer piña a favor del referéndum sobre monarquía o república, a pesar de que me considero republicano por fuerza, o sea, por sentido común. 

¿Y por qué tomo esta decisión?
Quizá sirvan como respuesta un par de sensaciones: cuando marché a favor de una mejor educación y sanidad éramos cuatro gatos (y no salí a la calle una ni dos veces, ni la ciudad era pequeña). El día de la última huelga general tampoco éramos tantos como en otras convocatorias y en Barcelona, por citar un ejemplo que viví de cerca, la manifestación se abortó después de que cuatro encapuchados tiraran sus botes de refresco a cinco mossos d'esquadra que custodiaban la única puerta abierta de El Corte Inglés. Allí no se quejó nadie. Paramos de andar antes de ponernos en marcha.

Han pasado ya unos años desde que explotó la famosísima crisis financiera y ha habido una mejoría de la concienciación social con las protestas por y desde Internet, el 15M, la primavera árabe, etc.

A mi juicio, pese a los avances, los grandes temas que afectan a Europa y a España en particular siguen pendientes y no se debaten lo suficiente. Están arrinconados, como pasados de moda.

Las luchas que considero vitales no se han llevado a cabo. No parecen suscitar más que comentarios bienintencionados, chistes o quejas sin ningún valor práctico.

Los temas que me preocupan mucho: EMPLEO Y SUELDOS DIGNOS, DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA, POLÍTICAS SOCIALES SOLIDARIAS, SANIDAD PÚBLICA CON GARANTÍAS, EDUCACIÓN DE CALIDAD y GRATUITA, JUSTICIA LIMPIA Y APOLÍTICA Y UNA DEMOCRACIA TRANSPARENTE

Lo anterior, éste es mi parecer, debería ir por delante de otras cuestiones. Creo, sinceramente, que sí merece la pena movilizarse por asuntos que afectan a nuestra vida que, de momento, sólo es una y, en muchos casos, se está pudriendo irremisiblemente sin que haya una explicación lógica más allá de una inhumana política neoliberal. Si no entiendes la frase anterior es por dos motivos: 1) La sintaxis está mal definida y 2) Vives de puta madre y no te has puesto en el lugar de una familia que ni siquiera puede pagar el alquiler.

Por eso no voy a ir hoy a gritar a favor de la tercera república ni dentro de dos semanas cuando se nos movilice para otro asunto de moda. Con respeto, pero llamando a las cosas por su nombre. Vivimos a ritmo de trending topic. Ya sé que la república en España es una reivindicación antigua y con raigambre, pero se está tratando como una moda más. De igual forma, lo importante, para mí, antes que las ideas es vivir, sí, pero vivir con dignidad y esto sigue sin solucionarse. Al contrario, se agrava cada día. Mientras, se lucha en otra dirección. Bien luchado, pero los árboles impiden ver el bosque.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.