Ir al contenido principal

Los amigos y la esperanza

Friends will be friends, temazo de Queen.
En alrededor de veintitrés horas he recibido dos llamadas y dos encuentros con amigos, que han sumado en total siete muestras de interés por mi existencia.

Es mucho.

Cada uno, a su manera. Desde la llamada de cuatro minutos aproximadamente hasta la velada nocturna de seis horas, pasando por un encuentro fugaz en un parque, con niños de por medio, con lo que mi importancia quedaba relegada a un tercer o cuarto plano, ya que los pequeños siempre acaparan las atenciones y, además, había un rencuentro entre tres amigos al que asistía como testigo.

En este último encuentro, breve, fui motivo, instrumento y complemento circunstancial. Lo dicho: cada cual me mostró su amistad a su manera y según unas variables que, por suerte, escapan a mi pobre entendimiento.

Todo esto sin contar con las muestras de cariño que se han quedado por el camino, simplemente porque no nos hemos encontrado en el momento y lugar conveniente.

No incluyo, ¡muy mal por mi parte!, la llamada necesaria y cariñosa de mi compañera de fatigas.

Ni el contacto con mi familia, que estúpidamente doy por supuesto.

A mí, que sólo soy un hombre limitado, me parece muy importante que haya más de una decena de personas que hayan alterado el orden natural de sus vidas para hacerme más feliz. Y que esto me haya sucedido en menos de veinticuatro horas casi se podría considerar un milagro.

Cuando vengan las vacas flacas de mi ánimo (de natural, flojo), tiraré de esta sensación. Es más, la estiraré como un chicle hasta que se rompa. Para antes de que suceda habré encontrado un par de motivos para amar la vida. Ésa es mi intención.

No me merezco estos minutos de gloria probablemente, pero no puedo evitar disfrutarlos.

Lo que sí me hará enormemente feliz es que alguien que esté acostumbrado a leer mis críticas, quejas y lamentos se sienta un poco mal porque muestre un lado más luminoso.

Si existe alguien con tan mala fe, por favor que se muestre: las manifestaciones demoníacas alimentan la esperanza de que exista un dios misericordioso.

NOTA: El amigo que me soportó más de seis horas merecería un artículo aparte. Ésa es la verdad. ¿Pero cómo laurearlo sin que los demás se sientan ninguneados o el propio interesado se me suba a las barbas? Yo creo que con esta nota queda todo dicho. En cualquier caso, espero que cuando importaba, en los segundos u horas que durase el encuentro, todos supieran que me estaban haciendo momentáneamente feliz.

Comentarios

David Navarro ha dicho que…
La sinceridad en literatura es como el excremento a la escultura.

Sincero texto, sí, pero pasteloso. No lo retocaré para que quede como modelo de lo que no debo volver a publicar.

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.