Ir al contenido principal

Una liga que apesta en un país de mierda

La putrefacción de todo el sistema económico-empresarial de España (incluyendo Catalunya) produce monstruos como el escándalo de Neymar, que ha descabezado la presidencia del Barça y nos ha bajado a todos un poco la moral. El nivel de la marea de mierda afecta todos los campos, incluso los de fútbol, otrora oasis para olvidarse de las miserias del día a día.


Aprovechando el terremoto, ya van tres años sin que el Fútbol Club Barcelona fiche un puñetero defensa central, un puesto que antiguamente (hace diez o quince años) era el más fácil y económico de cubrir. A día de hoy parece que encontrar un señor fuerte con cierta habilidad para colocarse en el terreno de juego es más difícil que conseguir a un émulo de Pelé. El club blaugrana prometió como mínimo un central, aunque necesita dos. También se habló de un nueve para cambiar de vez en cuando el insoportable toque a toque que aburre a las ovejas. Los que entienden del deporte rey pronosticaron la adquisición de un recambio para el lateral Alves, que lleva cien mil partidos sin descansar, y un portero ante la marcha inminente de Víctor Valdés. Pues nada de eso. El autoproclomado mejor equipo del siglo XXI no ha fichado absolutamente a nadie. Eso sí, el negocio de los derechos televisivos y la venta de camisetas, más los acuerdos que pasan de puntillas, marchan viento en popa. ¿Qué ocurre con los beneficios? Un misterio. Los directivos, intermediarios y los jeques lo sabrán.

Aprovechando el mal tiempo en Barcelona, el Real Madrid del magnate tito Flore, inmune a la crisis a pesar de que hizo fortuna en el negocio del cemento, anuncia la inmediata remodelación del Santiago Bernabéu, estadio al que no le pasaba nada malo hasta hace dos días. Ahora es urgente cambiarlo patas arriba y añadirle un centro comercial y gastarse cientos de millones en la operación. ¿Quién financia el crédito? ¿Alguno de los bancos que nos llevaron a la crisis?

Y en Copa del Rey, el pasado miércoles, el Atlético de Madrid no estuvo a la altura del homenaje que merecía don Luis Aragonés y se achantó una vez más ante los merengues. Parece que el estigma del equipo "pupas" de la capital es más poderoso que su potencia futbolístico real.

En su obsesión por tapar las bandas, sobre todo a Cristiano, los colchoneros dejaron que entre Xabi Alonso y Modric dirigieran la orquesta y los de Ancelotti le marcaran tres goles al supuesto aspirante en discordia a romper el binomio Madrid-Barça. Una desilusión mayúscula para los que amamos el deporte y queremos una liga abierta, no un negocio monopolizado.


Esta noche, si Dios no lo impide, los ex Punto Pelota, ahora en su chiringuito de Nitro, demostrarán que a veces es necesario cambiarlo todo para continuar igual. El programa del gurú Pedrerol ha perdido chispa a pesar de que son prácticamente los mismos contertulios. Eso sí, ahora que el apartado técnico falla como una escopeta de feria, el director de orquesta parece más relajado que nunca. Y es que no hay nada como cobrar a fin de mes para calmar los ánimos.

Da la sensación, además, que los periodistas de bufanda madridista se han multiplicado en el plató. Sin embargo, si los cuentas, cada día hay uno o dos más apenas. ¿No será que en la etapa puntopelotera la balanza ya estaba suficientemente decantada? Tampoco ayuda que Nitro dispare bloques de anuncios de hasta siete minutos cuando menos se lo esperan en el chiringuito merengón. La razón es que el canal de Atresmedia tiene que coordinarse con todos sus hermanos del TDT Party, incluyendo Nova, La Sexta 3 y otros canales que vendrán hasta que en este país consigamos tener dos grandes grupos de comunicación, al igual que existen los binomios PP-PSOE, Madrid-Barça, Monarquía-República, Catalanes-Anticatalanes, Endesa-Gas Natural, etc., etc. 

Y la casa sin barrer, de mierda, con perdón, hasta el cuello.

#elfutbolestapodrido

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.