sábado, 4 de enero de 2014

Objetivos de este blog (el mejor del mundo) para el 2014

Dos simpáticos futuros fans del blog. Uno se llama como yo.
Lo primero es lo primero: Paz y salud para todos aprovechando esta paradita convencional que es el cambio de agenda. Conviene que sea así, pero nadie nos lo pondrá fácil. Sin más preámbulos, la ansiadísima lista del autodenominado mejor blog del mundo.

1. Confirmar la teoría del licenciado David Navarro de que David Navarro i Lloret puede escribir de lo que quiera cuando pueda con la pericia de que sea capaz, y dejar constancia, además, de que logra producir sus textos de forma elegante o antipática, breve o larga, aburrida o descojonante, en la enfermedad y en la salud. Amén.

2. Realizar una labor de propaganda pasiva, de forma que el autor del blog, nombrado por dos veces en el anterior punto, proteja su mente de distracciones absurdas y poco literarias como ir voceando lo bien que escribe. Este blog tiene que ser suficientemente “apañao” para que algún avispado editor descubra entre líneas un escritor que sólo se toma en serio el oficio y arte de escribir (y a varias personas que no vienen al caso).

 3. Alejar de una vez a mis enemigos encarnizados. Tengo tres o cuatro, pero son mis más fieles seguidores. Aprovechan cualquier textito para extrapolarlo a su experiencia, cualquier inicial para hacerla coincidir con su nombre. Llegado el caso, encajan mis invenciones con anécdotas reales en las que por supuesto yo me ocupo de vejar a estas personas, porque soy sumamente vengativo o no tengo imaginación. En serio, dejadme en paz. Leed mucho, pero no este blog, porque no me vais a silenciar ni os vais a acostar tranquilos. Así que enemigos míos: hay cosas más productivas que buscaros en mis textos. Si alguna vez alcanzo la gloria de ser requerido para publicar para las masas, por un módico precio os incluiré en la trama con nombres y apellidos y en el papel que más os guste, pero será de entre los que yo preseleccione, claro.

4. Evitar que sólo sea el blog de mis buenos amigos. Está bien, no me malinterpretéis amigos, pero uno no se puede conformar toda la vida con gustar únicamente a su madre y sus abuelas.

5. Escribir menos (o igual, o más) y mejor (esto es innegociable). (y sobrexplicar lo mínimo, o sea…).

6. Escribir rápido para mis ejercicios terapéuticos (aun sacrificando el nivel) y poner como etiqueta “terapia” para que nadie lo lea si no quiere perder el tiempo.

7. Acabar con las listas de tres, cinco o diez elementos y no obsesionarme con rizar el rizo al final, porque hay algo más importante que epatar.

8. Inventar, innovar, fabricar lengua… Si esto se va consiguiendo, quizá experimente con audio y vídeo, pero no es prioridad del anunciante.

9. Favorecer el debate de vez en cuando: no sé cómo, pero habría que buscar la manera. Si sigo haciendo creer a los demás que creo que lo sé todo sobre un tema, entonces sólo sé que no habrá debate (y yo sabré lo mismo que antes, o sea poco o malamente).

NOTA: Los objetivos del inconsciente irán saliendo incoherentemente con el tiempo, cuando menos falta haga.


NOTA SOBRE LA NOTA: Nótese la rima interna de saliendo, tiempo y menos. Y descártese la involuntariedad de la rima consonante facilona entre inconsciente e incoherentemente. Se puede observar también cierta búsqueda de la suavidad final, para resultar liviano y entretenido, con los vocablos falta y haga, que remiten a una rima asonante, que no destiñe junto a irán, del otro período oracional. Aparte, resulta conmovedora la certera elección del vocabulario llano en sus siempre complejas interpelaciones, que en lenguaje de erudito habría resultado obscuro e indecoroso. Recordad que la vacilada es el recurso más valiente de un cobarde (y el desafío favorito de un tímido).

Fotografía tomada prestada de un blog de escaladores sin un título identificable. Hay un señor muy montañés con otro David Navarro, y parece que se personan en la reunión de o calvo o 7 pelucas.

No hay comentarios: