Ir al contenido principal

Por qué juegan Bartra o Roberto en el Barça

Al buen seguidor de fútbol le sorprenderá por qué en un equipo plagado de estrellas como el Barça participan jugadores de calidad muy inferior como Marc Bartra durante esta temporada, o Montoya (que la prensa deportiva catalana se cansó de tildar como el recambio de Dani Alves).

Si bien la prioridad del F. C. Barcelona es ganar todos los títulos posibles, el club tiene muy en cuenta que pertenece a los socios, la gran mayoría catalanes. De entre éstos, por tradición e idiosincrasia muchos simpatizan con ideas catalanistas. Además, la cantera de juveniles del Barça cuenta con una reconocida trayectoria.


No es de extrañar, pues, que en el equipo jueguen futbolistas catalanes. Ahora bien, ¿hasta qué punto lo hacen por su calidad o para contentar al socio catalanista?

Da que pensar que jugadores que no dan la talla en el primer equipo vistan una y otra vez la zamarra azulgrana y terminen desquiciando al aficionado. ¿Por qué esa fijación?

Lanzo la hipótesis de que en el club catalán hay un cupo de jugadores de la tierra que tienen que jugar por su partida de nacimiento.

Contra esta acusación velada -hasta cierto punto los socios del club pueden establecer las reglas que les satisfagan-, habrá quien piense: ¿y por qué no dar una oportunidad a los canteranos?

Sin embargo, llama la atención que al final de cada temporada salgan del club por la puerta de atrás muchísimos jugadores jóvenes que prometían mucho, no ya por su potencial sino por su participación en el Barça B. Hace poco el club se desprendía de Adama. ¿Cuántas oportunidades ha disfrutado el jugador en el primer equipo? Casualidad o no, el chico no es catalán.

Sin embargo, todos recordamos las innumerables ocasiones que el Barça confío en Bojan, catalán de pura cepa, y que durante muchos años sacó de quicio a la hinchada porque los goles no llegaban.

En la ida de la Supercopa de España no pocos aficionados alucinaron (para mal) con el juego de su equipo con una defensa comandada por Marc Bertra y un centro del campo dirigido por Sergi Roberto. Ni uno ni otro tienen calidad suficiente para aspirar a ser titulares en un club que lo quiere ganar todo, y mucho menos para tener un papel protagonista en el equipo. Sin embargo, cada año están ahí. Y, por desgracia, nunca despuntan.

Sí, hay un caso, Thiago Alcántara, que al finalizar su mejor temporada con el primer equipo fue transferido al Bayern de Munich. ¿Acaso no era un jugador formado en la casa? Quizá muchos socios no lo veían netamente catalán.

Ni afirmo ni desmiento, pero sería muy triste que los criterios para seleccionar a unos jugadores de la cantera o a otros fuera exclusivamente la partida de nacimiento. Otro asunto distinto sería que, como el Athletic de Bilbao, los socios decidieran que sólo jugaran chavales de Catalunya, pero no es el caso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.