domingo, 30 de noviembre de 2014

Vergüenza futura

El efecto Operación Triunfo sobre un PPero en un país de risa.
Miramos a los griegos clásicos con condescendencia. Localizamos el Monte Olimpo en cualquier mapa digital y nos parece mentira que creyeran que allí vivían Zeus y sus lacayos.

Pasamos las páginas de la Edad Media con desdén, sobre todo cuando tratan de ciencia, medicina, etc. Qué idioteces llegaban a hacer para nada. ¿Alguien sobrevivía a las sangrías? Una gripe era capaz de matar a una generación entera. Estúpidos.
Qué locos estaban los anarquistas, luchando por ideales utópicos, armados con pistolas defectuosas, pasto de cementerio.

Para inútiles los que salieron a manifestarse en mayo del 68. Se podrían haber quedado en su casa. ¿Qué consiguieron?

Nada... Excepto los que iban delante: la mayoría acabó bien situada como bien sabemos gracias a historias como la de Dani el Rojo.

Me da vergüenza pensar en el juicio de la gente que nos sobrevivirá.

Pudiendo ser felices, con la capacidad para alimentar y cobijar a toda la Humanidad, ¿por qué sufrieron como perros?

Dos tercios y medio del planeta pasando hambre y la otra parte llenándose el estómago de antidepresivos para poder arrastrarse hasta el trabajo.



NOTA: Después de la época moderna se estudia la contemporánea. En unos siglos, se acotará nuestra era como postmoderna y alguien tendrá que reconocer que si los antiguos nos parecen más bien ingenuos, nosotros, teniendo más conocimientos, somos mucho más rastreros y cobardes.


No hay comentarios: