Ir al contenido principal

Que los desmonten otros (a Podemos)

Pasan los días y uno se asoma a los quioscos con la curiosidad de saber cuál será el próximo pase de los que quieren desmontar a Podemos.

Hay una insana necesidad de pillar en falso cualquier movimiento de cualquiera de los nombres que han salido a la luz de la organización liderada por Pablo Iglesias.


Errejón, Monedero, e incluso la novia del icono mediático y monumento al progresismo perroflautista. Y, por supuesto Echenique, el eurodiputado de la silla de ruedas, al que la gente prejuiciosa como yo se imagina al mando de la nave en la sombra cual caudillo de los X-Men. Como si por el hecho de no poder salir corriendo tuviera que estar necesariamente todo el día pensando. ¡Qué cantidad de información tenemos sobre un partido tan pequeño!

Sabemos más sobre los cerebros del partido Podemos que sobre los que nos gobiernan. Y todo esto ocurre gracias a los entes superiores que nos gobiernan. Si no, ¿a santo de qué estaríamos tú y yo de acuerdo, si no nos conocemos? En parte, para encumbrarlos, vía Mediaset y su Sexta (columna); en parte, para ponerlos en el ojo del huracán.

La pregunta es: ¿existe o existirá tal huracán?

La tempestad se acabará desatando, sin duda, pero no sabremos si se deberá a las aspas retroalimentadas del más potente ventilador de la democracia: el aparato multimedia universalizador, o llegará como consecuencia de la natural tendencia de los órganos naturales a pudrirse.

De momento he decidido que los desmonten otros. Me resulta muy desagradable apuntarme a la cena carroñera de un ser vivo al que avistar desde la cumbre pelada del cerro para lanzarme en picado y ensanchar la primera llaga y, de ahí, sacar un cadáver exquisito.

No quiero decir que Podemos erre moribundo por el desierto, sino que los carroñeros saben detectar su sustento antes incluso de que nazca el sujeto.

Me considero parte del pueblo llano y a los ciudadanos rasos siempre nos ha interesado más comer de tenedor y cuchara que escarbar entre la putrefacción de la carne. Seguramente porque en alguna ocasión le hemos visto las orejas al lobo, y es que la clase obrera hoy está comprándose una tele plana de 50 pulgadas y mañana empeña su cadenita de la Primera Comunión.

Muchas vísceras tendré que descubrir en las grietas de Podemos, que las habrá, para que igualen a la charcutería infinita que conforman PP, PSOE, CiU, PNV, CCOO, UGT y un etcétera que sabemos dónde empieza, pero ni por dónde empieza ni dónde acabará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.