Ir al contenido principal

Antes de un examen...

O de una entrevista de trabajo o de una prueba con el Barça.

Lo que te pide el cuerpo es aislarte en el contenido del examen, infiltrarte en un mundo artificial hasta obsesionarte. Piensas que si no estás suficientemente obsesionado no te has implicado como deberías. Por tanto, te arriesgas a...

¿Suspender la prueba?

No, te arriesgas a sentirte culpable si el resultado es negativo.

Sin embargo, lo sano sería tranquilizarse justo antes del examen y dejar la mente en blanco para que luego pueda rendir. Luego. Cuando esos inútiles que te obligan a memorizar ingentes cantidades de datos te reten a jugártelo todo a una exhibición de nemotecnia.

Quisieras ser el atlas el cuerpo humano, el código de Derecho Penal o las obras completas de Pérez Galdós para desembarazarte de ese incómodo disfraz en el momento en el que te pongan un papel por delante y saques un bolígrafo de la mochila.

Por eso, antes del examen, como dudas de que la metamorfosis se haya llevado a cabo, sientes mucho miedo a culparte del fracaso.

La realidad, de nuevo, es mucho más benevolente. La culpa sólo existe en tu cabeza. Además, es imposible ser un conjunto de apuntes hoy, y mañana un tomo de una enciclopedia. No vas a convertirte en la materia que se te examina y no vas a poder atravesar el mundo autoinfligido y salir victorioso al exterior, al mundo ordinario, para sacarle las tripas a los temas de marras y matar así a la madre ciencia.

No, no y no. Si te acuerdas, bien. Si no, suspenderás. Así hasta que en otra ocasión se dé la circunstancia de que has retenido una cantidad de información gigantesca y las preguntas van en la misma dirección que tu memoria.

No obstante, el sistema de evaluación es erróneo. Por eso, dos meses después, casi ningún alumno se acercaría ni de lejos al aprobado en la misma asignatura en la que antes obtuvieron una buena nota. Haz la prueba si eres profesor y puedes. Hazte la prueba a ti mismo si eres alumno.

Ahora, imagina que estás estudiando para ser juez, inspector de policía o profesor. Si la sociedad reflexionara sobre esto último, entonces compartirían el miedo contigo y lo sentirías más liviano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.