Ir al contenido principal

Personal II


El pasado
No es sano, te deja en un estado de letargo ridículo y te impide avanzar, pero lo cierto es que a algunos el pasado no deja de perseguirnos.

Lo he etiquetado como personal, pero… ¿Hay alguien que se libre totalmente del pasado?

Se puede materializar en forma de culpabilidad, rencor, nostalgia o todo eso a la vez, y sobre todo, puede tener ojos, sonrisa y manos que en un tiempo agarraste muy fuerte para que no se fuera. Pero ahora sólo está en el pasado.
Y casi siempre, lo que se quedó en el pasado, se quedó en su lugar correcto. Algo me dice que si mereciera le pena que esa sensación, aquella casa o la persona en cuestión estuvieran ahora mismo en mi propia dimensión, entonces simplemente estarían.

A veces idealizo los elementos del pasado, otras veces, me alegro de haberlos perdido de vista. Y cuando pienso en los cambios que me suceden casi cada día, perdón, cada día, pero no soy consciente, entonces más seguro estoy de que esos ojos pueden haberse apagado, o aún peor, pueden brillar con una felicidad que yo nunca vi, y, cosas de la vida, es posible que no les encuentre maldita la gracia.

Claro que, pensándolo bien, debe haber muchísima gente a la que esto nunca le ocurra. Gente que no necesite expresarse por medio de la palabra, porque los pensamientos no se le amontonan, o porque disponen de la capacidad para tocar la música que les impide pensar bien, y, por tanto, no necesitan crear frases rítmicas (tocan el clarinete y punto). O, simplemente, gente que ya encontró la respuesta a su existencia, equivocada o no, y deciden beberse la vida a tragos largos, mezclando, y sin repetir licor, si puede ser.

Espero algún día imitar a mis muchas amigas que saben sacarle provecho al apego al pasado, reparando sólo en los momentos felices y releyendo cartas o revisando álbumes repletos de fotos. Yo, en los momentos en los que me pesa el pasado, iría como un proscrito a la foto en digital que más daño pudiera hacerme. (Ahora no pasaré por ese zarzal, ya le he rendido mis honores al masoquismo con este texto).

De repente, me pregunto, ¿por qué nunca he visto a un hombre repasando un álbum de fotos? Dejo el tema antes de que alguien tuerza el asunto y me señale la parte machista que cohabita con mi respeto total a todos los seres de este mundo, incluido el yo meditabundo. Y aprovecho para agradecer a este blog la libertad de escribir sin revisar, porque bastante tengo con los flash-backs de los, perdón, cojones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Aciago pronóstico para un posible rapto

Si no fuera un drama amargo, estaríamos ante un apasionante caso de misterio. Me refiero, claro, a la desaparición del niño Gabriel Cruz en las Hortichuelas, pedanía de Níjar (Almería). Por desgracia, si bien los elementos de esta historia (recordemos, real) son un desafío para los investigadores, se dan bastantes circunstancias que apuntan a un desenlace trágico. En primer lugar, llevan ya muchos días y el tiempo es un factor en contra de los casos de desapariciones. Luego está el motivo de la desaparición. Si fuera un rapto, habrían contactado con la familia para pedir dinero. Queda la esperanza de que en realidad sí que hayan intentado el contacto, pero la previsible avalancha de informaciones falsas de buena o mala fe lo hayan impedido.
Descartemos que la familia esté en conversaciones con los raptores, puesto que no han dejado ni un momento de realizar batidas por los alrededores.