Ir al contenido principal

Empacho de series

A quien le gusta el cine como espectáculo y arte por encima del resto, el ocaso que está viviendo el mundo del celuloide no puede depararle sonrisa alguna. Y lo digo a propósito del contento general que detecto en quienes aseguran que la mayor calidad de las series de televisión compensan el menor calado de las producciones televisivas.

Pues malditas sean las series, porque lo uno no puede compensar a lo otro. Nunca.

Puede que haya, y los hay, profesionales transversales que lo mismo se embarcan en una serie que una película. Me parece comprensible, pero que nadie olvide que los lenguajes, los códigos y las expectativas son distintas en cine y televisión.


No soy un teórico de la materia, pero cualquiera puede apreciar tres factores:

1. Una serie de televisión tiene muchos padres, por lo que la firma del autor, a veces sobrevalorada en el cine (todo hay que decirlo), se difumina, de manera que las producciones se parecen mucho unas a otras, al margen de que pasan por tantas manos que de una temporada a otra puede distar un abismo.

2. La serie de televisión depende casi exclusivamente de la audiencia y si la gente no la sigue se le corta el grifo. Una película, en cambio, ya está realizada, así que si gusta o no poco afecta a su resultado final (algunos rectificados posteriores se han visto, pero no son significativos), si acaso afecta a la distribución. Hoy en día es, como ayer, un varapalo económico para los productores, pero la obra no deja de existir nunca y, gracias a Internet, se puede encontrar casi siempre.

3. Los festivales de cine siguen teniendo prestigio y los buenos siguen exigiendo unos niveles de calidad. Algo que no parece probable en el mundo de las series, porque lo importante es entretener.

Después de redactar estos tres factores diferenciales se me ocurren otros más, pero tampoco es cuestión de hacer un tratado para el que tampoco tengo conocimientos ni tiempo.

Rastreo por Internet listas de series que no debo perderme y me llegan recomendaciones de todas partes. Sinceramente, estoy saturado.

Ahora quisiera completar esta crítica de la situación que tantos ven como positiva, pero que yo sufro delante de las pantallas de cine con producciones cada vez menos inspiradas, con una lista de series que entiendo que están sobrevaloradas.

Breaking bad: tristona, carente de ritmo, un pozo de desesperanza.

The Wire: insoportable seudodocumental sobre quinquis que van de un lado a otro y policías sin trasfondo psicológico que más bien parecen ornitólogos.

Narcos: espectáculo para que se luzcan los malos dando muestras de violencia y escasos valores morales sin que descubra nada nuevo ni exista ningún espejo en el que reflejar que hay otras aristas en el plano de los narcotraficantes, todos puteros, salvajes y kamikazes.

Treme: Ver The Wire.

Juego de tronos: medidor del nivel de postureo. Salvaje, rápida y con un mundo distópico de dragones y brujos que me aburren.

Me llamo Earl: clásico del humor, que casi nunca es gracioso.

El ala oeste de la Casa Blanca: aburrida. Sin más.

Las anteriores se consideran muy buenas series de televisión. En realidad, no son malas, pero me parece que la presión para que todos afirmemos que son maravillosas juega en su contra (a pesar de que a las ventas les va de maravilla).

Hay otras series que todavía soporto menos, y son ésas que a la chita callando, sin que nunca aparezcan entre las mejores de ninguna categoría, van acumulando temporadas no se sabe por qué criterios. A saber: Castle, Mentes criminales, Supernatural, las distintas CSI, El mentalista, etc. Series que se emiten ininterrumpidamente, a veces saltándose el orden cronológico.

Son series al uso.

Luego hay otras que están entre el reality y la ficción que no soporto, y que merecen otro post en cualquier otro momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.