Ir al contenido principal

Intentar publicar (diez motivos para volverse loco)

Hay muchos motivos para volverse loco si uno se empecina en publicar una novela.

Enumero unos pocos:

1) Trabajar gratis.

2) Trabajar robándole horas al sueños y al tiempo libre.

3) Compararte a los maestros de la literatura.

4) Compararte a novelistas de éxito con escasa calidad.



5) Recibir negativas de las editoriales.

6) No recibir respuesta de las editoriales.

7) No recibir respuesta de los agentes literarios, o que se nieguen a representarte (sí, las pongo en el mismo punto, porque ya se sabe que en España los agentes literarios no son los mismos profesionales* que en Estados Unidos o Reino Unido).

8) Participar en foros de escritores donde te da la sensación de que hay más farsantes que escritores de verdad.

9) Querer explicar ¡a gritos! que lo tuyo va en serio, que escribes, reescribes, lees, relees y luego intentas publicar.

Y dejo para el final la peor duda de todas:

10 ¿soy autor de una de esas obras que no se valoran por llegar tarde o al lugar equivocado? O, en cambio, ¿soy un iluso que escribe mal, sin perspectivas de mejorar, y que nunca sabrá si esto es cierto o es sólo la desesperación?

Desde luego, sin dudar uno puede acabar siendo feliz, sí, pero con los mismos ingredientes que el más idiota entre los idiotas. Sin embargo, la duda constante lleva a la desesperación y de ahí a la locura sólo hay un paso.


*Un agente literario debería estar para descubrir escritores y, si merecen su confianza, enseñarles el camino para contactar con el mundo editorial. En España, un agente literario sólo acoge a escritores consagrados y se dedica a montarles saraos y hacerles la declaración de la renta. Si son extranjeros, mejor, así se libran de hacerles la declaración.

Comentarios

Fermí Naudí ha dicho que…
Hola david! Me han gustado mucho tus reflexiones sobre "intentar publicar". Claro que siempre hay motivos. Como por ejemplo: escribir un comentario a las 3h de la mañana a quién hace años que no ves ;) . Siempre hay motivos, pero a veces las peores locuras son las que mas ayudan a escribir! Suerte!

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.