Ir al contenido principal

Deja que se vaya

El caprichoso fluir de las cosas y de los seres que habitan un Universo que roza la armonía sólo se puede detener mediante un péndulo que se valora desde un estado interior y, por lo tanto, subjetivo. Es la fuerza de voluntad.

Por la particular fuerza de voluntad de cada cual se logran proyectos que consiguen perdurar en el tiempo e incluso pueden crear la ilusión de un continuum en los logros humanos. Así, con los siglos, reunimos todas las obras de un conjunto de esfuerzos pretéritos y conseguimos observar civilizaciones, sagas y vidas de personajes, que es, desde luego, el reclamo principal a día de hoy.

Hay quien cree que el que quiere algo lo consigue, que basta con proponérselo (y trabajar, añado yo), y por varios motivos la fuerza de voluntad se ha revalorizado mucho. No es de extrañar teniendo en cuenta que el principal anzuelo de una economía capitalista es que cualquiera puede enriquecerse, independientemente de bla, bla, bla...

A menudo, en cambio, la fuerza de voluntad trata de retener lo que no es suyo o sacar agua de un pozo cegado. Así, donde no hay amor, un enamorado quiere que lo haya y urde todo tipo de malabares, o el que carece de oído se empeña en sacar música de un instrumento.

Parte del aprendizaje de esta vida es saber decir adiós a lo que no es posible y discernir cuándo es el momento de iniciar una obra, una acción, una amistad, etc. Lo que cuesta más es decir adiós a lo que, igual que vino, debe marcharse.

A los que nos cuesta rendirnos nos acecha la nostalgia o la sensación de fracaso. A los afortunados que entienden, aunque no lo racionalicen, el funcionamiento de esta vida fugaz y caprichosa, los desencuentros les ayudan a saberse guiar mejor por el futuro, imaginario sin redes, y a emplear las fuerzas necesarias en su trabajo aparte de no ahogarse en la peligrosa nostalgia.

Dicho esto, qué cerca se encuentran la nostalgia y la melancolía, y cuánto apetece degustarlas como si de un placer más se tratara. Sin embargo, como ocurre con todos los vicios, abusar de esos dulces amargos intoxica. Al menos, la melancolía ya se presenta con una advertencia: ojo, porque me parezco mucho a algunos estados depresivos. No tardes en deshacerte de mí.


Porque hay estados para embriagar a todo tipo de personas, pero al final, lo que queda de un individuo es su capacidad de manifestarse y las consecuencias que paga por lo que le ocurrió ayer a alguien que se parece mucho a ese individuo al que ha copiado el nombre. Sería interesante captar cómo ahora es otra persona libre para pasar a otro estado, incapacitado por fuerzas superiores para controlar el resto del Universo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.